Aquí estoy, sudando la gota gorda en la pequeña góndola que nos remonta montaña arriba, mientras sujeto mi bici con una mano y me limpio las gafas llenas de barro con la otra. A través del cristal admiro el clásico lago de forma oval que destaca contra las montañas del fondo del valle. La góndola nos lleva hasta 1.300 metros por encima del nivel del mar: el remonte mas alto de toda Suecia.

“Sabes lo que más me gusta de Åre –me pregunta Florian, un mountain biker suizo que he conocido hace cinco minutos–. Después de tres días, aún estoy encontrando nuevos trails y senderos en el park. Hay mucha variedad”. Estoy totalmente de acuerdo con él. Aunque los Alpes son mucho más altos y más extremos que las montañas suecas (fjäll), la pequeña población de Åre está atrayendo cada vez más y más riders de todo el mundo gracias a su famoso bike park. Y es que en Åre la gente está loca por el mountain bike. Situado en el centro de las montañas del centro de Suecia, está habitado por tan solo 3.000 personas, y 500 de ellos son miembros del club local de bici de montaña, el Åre Bergcyklisterna. Igualmente, Åre es conocida por ser la estación de esquí más importante de Escandinavia, pero los recientes inviernos cálidos han sido muy malos para la industria de la nieve, y la ciudad está trabajando para diversificar oportunidades y potenciar la oferta de actividades en verano.

Diversificando

Muchas inversiones están enfocadas a los deportes de outdoor, y los senderos para trekkers y bikers son los que se están llevando la mejor parte. El número de visitantes ha crecido en un 20% en los últimos dos años y sigue creciendo. Cada año se celebran nuevos eventos y festivales, siendo el Åre Bike Festival el más importante, un evento de cuatro días organizado por mountain bikers para mountain bikers. Con divertidos eventos y cursos prácticos para todas las edades, atrae gente de todas las condiciones, principalmente de los países escandinavos, además de contar con el Campeonato de Enduro de Escandinavia, que el año pasado atrajo a 250 personas.

Pistas para todos

Aquí en Åre hay terreno para todo tipo de niveles en el parque, desde inmaculados senderos artificiales hasta los increíbles senderos naturales de la zona de Areskutan. Florian y yo decidimos descender por la pista llamada Easy Rider, un descenso creado a máquina que conecta la rocosa parte superior con la inferior repleta de pasarelas de madera a través de 5 km de un sinuoso descenso con un terreno perfecto e interminables curvas. El trail llamado Helrajd es una versión más técnica de Easy Rider. Con drops, curvas complicadas y wallrides en paredes graníticas, ofrece múltiples oportunidades de volar (por encima del manillar si no tienes cuidado…). Otro trail llamado Shimano es uno de los más fáciles y populares del park, y durante sus 3,5 km de descenso, ofrece más de 50 saltos para practicar tus mejores trucos en el aire. En resumen, la cantidad y variedad de trails hace difícil decidirse por uno, pero está claro que aquí no vas a aburrirte (eso sin contar los innumerables trails secretos que solo conocen los locales…).

Fuera pistas

¡Pero aún hay más! El trail de St. Olav Pilgrim te lleva a lo largo de 564 km desde el mar Báltico hasta el Atlántico, a través de un terreno espectacular, especialmente en la zona de Åre. Es un trail perfecto para los riders de XC y atraviesa joyas como la cascada de Ristafallet o las increíbles vistas sobre el monte Areskutam. Y por supuesto, hay que nombrar el famoso descenso desde la estación de esquí de Trillevallen, donde, después de un empinado ascenso, accedes a un increíble singletrack que desciende hasta el pueblo de Edsasdalen, el trail perfecto para el amante del enduro.

Si lo tuyo son las rutas con pernocta en refugio, puedes optar por la ruta del refugio Gasen, muy popular entre los locales, con su trail, que te hace ascender hasta 1.100 m por encima del nivel del mar hasta un terreno montañoso seco y desolado, que comienza donde acaba la carretera local en Storulvan. Este punto es la clave del acceso a las montañas Sylarna, donde hay que montar sobre pasarelas, puentes colgantes y sinuosos senderos antes de alcanzar el refugio, desde donde se disfruta de unas increíbles vistas de las montañas Sylarna y también de las Helags.

En fin, podríamos seguir nombrando múltiples senderos, pistas e itinerarios que se pueden realizar en la zona de Åre, un centro de mountain bike ahora famoso globalmente, donde es imposible aburrirte y donde hay que acabar el día con una cerveza fría en la tierra de ParkVillan, la zona de encuentro de los mountain bikers locales después de un día de intenso mountain bike!

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.