Después de licenciarse, sacarse su MBA y de trabajar intensamente en Wall Street durante un tiempo, Ashley decidió escribir una carta a Merlin Metalworks, marca puntera en bicicletas de titanio de Cambridge, Massachussets, y proponerles un plan de negocio desarrollado por ella, a medida, a cambio de una bicicleta. Tan bueno fue el plan, que Merlin le propuso contratarla como directora de la empresa, un movimiento que permitió a Merlin crecer exponencialmente en los siguientes años, con nuevos métodos de trabajo, y que colocaron a Merlin en lo más alto del sector (hasta el punto que el mismo Lance Armstrong llegó a pagar cuadros Merlin de titanio de su bolsillo para competir…).

Ashley, que también era una buena corredora y que incluso llegó a batir a la mítica Missy Giove en alguna ocasión, comenzó también a gestionar esponsorizaciones y corredores en importantes competiciones, y también a conseguir donaciones y un buen presupuesto para proteger los senderos para mountain bike de la zona de Boston desde la organización NEMBA, donde estuvo muy involucrada. Sus actividades de protección de las rutas y del deporte en general la acabaron llevando a la IMBA, donde pasó a formar parte de la Junta Directiva en 1990, a la que de un grupo de voluntarios convirtió en un importante grupo de presión en USA a favor de los derechos de los mountain bikers, y que presidió desde 1996 hasta el año 2000.

La llamada del Oeste

Después de haber pasado por todos los “capítulos” de la vida mountain biker (corredora, trabajadora en la industria, IMBA, etc.), Ashley adquirió la empresa de viajes Western Spirit junto con su marido Mark Sevenoff, con la que se dedican, desde su base en Moab, Utah, a diseñar increíbles viajes de varios días para mountain bikers por los mejores rincones y parques de EE.UU., siempre con un servicio increíble de expertos guías y staff. Realmente sus viajes son una experiencia inolvidable que algunos miembros de Solo Bici hemos podido disfrutar en alguna ocasión.

Ashley fue incluida, por todos sus esfuerzos en beneficio del mountain bike, en el Mountain Bike Hall of Fame en 2003, y actualmente, como ya mencionábamos, reside en Moab, desde donde coordina Western Spirit, y donde además colabora activamente en diversas organizaciones, como en el Moab Trails Alliance, una nueva organización que trata de proteger y multiplicar los increíbles singletracks que existen en la zona de Moab. También ocupa un puesto clave en la ONG Public Land Solutions, donde intentan compaginar todos los usos posibles del suelo público, para que el acceso a las mountain bikes no sea más restringido, y es también una activa defensora de todas las políticas que intentan mantener en general un uso adecuado de los parques nacionales y los recursos de los que disponen en su país. Buen trabajo.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.