A partir de ahora en Barcelona, el hecho de pitar a un ciclista, conducir imprudentemente cerca de él, o increparle mientras circula por la vía conllevará una multa para el conductor. Así lo ha aprobado la Comisión de Movilidad del Ayuntamiento de Barcelona con tal de fomentar el uso de bicicletas en la ciudad y facilitar la movilidad.

Además, se pretende que los ciclistas circulen solamente por la calzada y para ello, se ha aprobado una normativa, que se iniciará en 18 meses, para que se multe a los que transiten por aceras que no superen los 4,75 metros de ancho. Se espera que en este tiempo de se acondicione la ciudad con más carriles bicis.

La actual ordenanza de circulación se aprobó en 2007 y la modificación ha sido elaborada por los grupos CiU y PSC del Ayuntamiento de Barcelona y ha contado con el apoyo de ICV-EUiA y Unitat per Barcelona.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.