La nueva Lynx de 27,5, con un cuadro realizado íntegramente en carbono, es la aliada perfecta para iniciar una ruta sin principio ni fin. No importa lo que el camino te ponga por delante, lo hace todo bien. Y es que sus 120 mm de recorrido, junto con la eficiencia de Sistema Split Pivot y un montaje de ensueño, la convierten en un auténtica multiusos.

Tan solo unos meses atrás, en la glamourosa Costa Azul francesa, acudimos a la presentación internacional de la Lynx, donde tuvimos el privilegio de tener la primera toma de contacto con la nueva Lynx de carbono y ruedas de 27,5. Ahora, por casualidades de la vida, hemos tenido la fortuna de probar su modelo tope de gama, la 9.9, que probamos en Niza, exprimiéndola por los caminos, donde nos es mucho más sencillo recoger información sobre su comportamiento, ajustarla a nuestro gusto -especialmente en cuanto a presiones de suspensión y neumáticos– y donde tenemos más referencias, incluso de tiempo, para contrastarlas con otros modelos de la competencia. Así que ya partíamos con un poco de ventaja cuando le hincamos ahora el diente todavía teniendo presente el buen sabor de boca que nos dejó durante toda una jornada de pruebas por tierras francesas acompañados de parte del staff técnico de la marca y corredores de las EWS capitaneados por Karim Armour.

Un paso adelante

En Solo Bici ya tuvimos ocasión de probar (en el número 270) la BH Lynx 6, un modelo de mayor recorrido, la versión de enduro de la familia Lynx, y con una ubicación del amortiguador algo más expuesta a la suciedad. Así que lo primero que detectamos al inspeccionar el nuevo cuadro es que habían logrado una mejor integración del amortiguador y el sistema para la 4.8. Aquí queda mucho más salvaguardado, detrás del tubo del sillín.

Una opción archiconocida y archiprobada pero mejor resuelta que en la bici de enduro. Técnicamente estamos delante del que sea, probablemente, el cuadro más avanzado tecnológicamente creado por la marca vitoriana en su historia. Un hito que nosotros celebramos. Y es que el Lynx 4.8 es un cuadro que nada tiene que envidiar a los mejores. Está realizado íntegramente en carbono monocasco de alto módulo, incluido el basculante y también la bieleta Carbon Rocker. El conjunto da un peso en talla M por debajo de los 2 kg de peso sin amortiguador.

Y es que salvo excepción de las roscas para anclar la pinza del freno y para el eje pasante trasero, que son de aluminio, el resto está confeccionado en carbono. Grandes datos para un cuadro trail que casi se asemeja en peso más a cuadros de menos recorrido de XC/maratón. El cuadro, además de estar dotado de unas formas musculadas y con un marcado sloping, tecnológicamente ofrece recursos técnicos muy bien resueltos, como el uso de guías de cable interno compatibles con el Di2, eje pasante trasero de 142×12 mm, pedalier tipo Press Fit 92 o anclaje para dotarla de un guiacadena para los que le van a dar un uso más extremo.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.