¿Cómo va?

Una pequeña joya, así es como lo vemos. Después de tener ocasión de realizar una prueba a fondo con su hermano mayor, el Polar V650, todo nos ha resultado muy familiar e intuitivo. El Polar M450 posee muchas características comunes en cuanto a menús, funciones y posibilidades. Visualmente ha heredado el diseño, colores y característica luz led frontal de seguridad, o las enormes posibilidades de personalización de pantalla, nada menos que hasta cuatro campos distintos hasta un máximo de ocho pantallas, en las que poder elegir entre 65 elementos.

Es decir, todo lo necesario para interpretar tu salida con precisión y profundidad quirúrgica. Debemos puntualizar que para configurar los distintos datos que queremos que aparezcan en la pantalla lo debemos hacer mediante su aplicación para teléfonos móviles Polar Flow, que requiere una previa sincronización, claro está. Por sus pequeñas dimensiones, muy aerodinámicas, se integra perfectamente en cualquier manillar o potencia mediante un soporte específico muy similar al que emplea Garmin, pero no compatible con este. Precisamente por ello es el compañero ideal que nos llevaríamos a cualquier marcha o carrera de BTT, pues está menos expuesto a golpes en caso de caída.

En cuanto a la manipulación, es muy fácil e intuitiva mediante los pequeños botones (no es táctil), cinco en total, muy bien integrados. El proceso de encendido detecta la señal GPS con facilidad; dependiendo de la meteorología, puede variar entre 15 y 35 segundos aproximadamente hasta poco más de un minuto si nos encontramos en algún paradero montañoso con baja señal. Una vez localizada y captada la señal, no ha perdido conexión en ningún momento. Algo que nos ha gustado especialmente son sus múltiples funciones, como el Training Benefit, que, en función de los datos de nuestra salida, nos realiza una valoración de las mejoras físicas que nos ha reportado esa actividad.

También hemos tenido la ocasión de utilizar las aplicaciones relacionadas con nuestro estado físico previo. Es decir, antes de someternos a un planning de entrenamiento razonable, debemos saber cómo estamos, y para ello podemos realizar dos tests: el Orthostatic y el Fitness. Después de analizar los datos obtenidos, nos permitirá adaptar nuestra carga de entrenamiento para optimizar así nuestro tiempo y esfuerzo. Las posibilidades son casi infinitas, pero no nos quisiéramos dejar en el tintero otra función que hemos encontrado sumamente interesante, sobre todo en lo que a seguridad se refiere, el Back to Start, que, mediante una brújula digital, nos facilita la vuelta al punto de inicio donde empezamos a grabar.

¿Para quién es?

Es el instrumento ideal para todo aquel usuario que se proponga tener un control eficiente de sus actividades en bici. Para los que sigan un plan de entrenamiento, se convierte en fundamental, una herramienta precisa con la que poder incluso contrastar a través de tu ordenador las mejoras físicas que obtenemos después de cada entrenamiento. Al ser mucho más pequeño que el Polar V650, nos permite integrarlo muy bien en cualquier tipo de bici y salida. Es más, si nos hacemos con más soportes, podemos fijarlo cómodamente a nuestra bici de ciudad, carretera o MTB.

Solo se nos ocurren dos excepciones para los que el nuevo M450 no encaja: la primera, para los que requieran de un GPS en clave aventura, es decir, siguiendo un track. De momento, no tenemos posibilidad, pero nunca se sabe, ya que, gracias a las actualizaciones, es previsible que a corto o medio plazo se pueda. Si lo podemos hacer a través de la pantalla del pulsómetro de muñeca V800, no se nos ocurre una razón para no poderlo implementar en un futuro en el M450. Veremos. Y una segunda (más rebuscada) para los amantes del DH, pues debido a sus pequeñas proporciones no pueden perder una décima de segundo consultando los datos… Obvio.

¿Qué falta?

En cuanto a conectividad se refiere, es algo limitada, ya que no es compatible con sensores más generalizados actualmente como el ANT+. Ello te obliga a acotar las posibilidades de compra, por ejemplo, cuando miramos un potenciómetro que únicamente es compatible con los pedales Kéo Power. Para los Stravadictos (usuarios que emplean la aplicación STRAVA para analizar sus salidas), el proceso de volcado de una sesión es algo más lenta al tenerlo que subir manualmente, además de no poder seguir el segmento in situ como sí sucede en otros ciclocomputadores de la competencia, pero se está ya trabajando en una actualización para sincronizarlo automáticamente.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.