Chris Ball es una de las figuras más relevantes en la evolución del enduro de los últimos años. Este escocés de aspecto tranquilo es nada menos que el director y uno de los artífices de las Enduro World Series (EWS), la competición que tras ser rechazada por la UCI, está removiendo los cimientos del MTB. Todos queremos ser igual que los mejores riders que compiten en las EWS cuando vemos sus vídeos, todas las marcas del sector quieren patrocinar o estar presente en este evento, todo indica a que Chris y su equipo directivo en las EWS tienen en su mano buena parte del futuro de nuestro deporte. Solo Bici tuvo la oportunidad de entrevistarle en exclusiva, aquí tienes sus reflexiones:

 Solo Bici – ¿Cuándo decidiste que era el momento de arrancar con las EWS? ¿Cómo comenzó el proyecto?

Chris Ball – La verdad es que todo fue muy rápido. Tras no obtener apoyo ninguno por parte de la UCI para crear una prueba internacional de enduro, el mismo grupo de amigos que lo tratamos en vano durante un año, decidimos iniciar esta competición por nuestra cuenta. Con gente como Enrico Guala, Fred Glo y Darren Kinnaird, teníamos claro que había que hacerlo. Muchos riders lo estaban pidiendo, era el momento adecuado y en apenas dos meses comenzamos con las EWS.

SB – ¿Cuál es la filosofía de las EWS? ¿Centrarse en atletas profesionales, amateurs o tener una combinación de ambos?

C.B. –  Es absolutamente necesario conseguir un buen equilibrio entre deportistas de máximo nivel y amateurs. Las EWS no sólo se inspiran en los mejores bikers del planeta con rendimientos excepcionales. Apreciamos enormemente que deportistas aficionados vengan a parti­cipar y tengan en la prueba una excelente experiencia que puedan compartir con nosotros y con más gente.

SB -El enduro se ha convertido ya en una de las disciplinas más exitosas. ¿Por qué?

C.B. – La clave es fácil de entender. El descenso es muy rápido, técnico y arriesgado, mientras que el XC es una disciplina que requiere de un excelente nivel de forma que no todos podemos conseguir. Ni un extremo ni otro es fácil para la mayoría de los bikers. Esto se reproduce también en las bicis. Una bici de des­censo nos permite bajar muy rápido, pero no podemos ir con ella a ninguna parte, mientras que las bicis de XC no permiten bajar de manera divertida. El enduro aglutina por tanto los recorridos a caballo entre el descenso y el XC, con un punto de dificultad pero sin llegar al extremo del descenso. Utiliza unas bicis también rápidas, ágiles, con las que pedalear perfectamente, pero que mantienen unas cuotas de rendimiento excelentes en bajada, con elementos como las tijas telescópicas y suspensiones cada vez más eficientes. Toda esta evolución permite que prácticamente cualquier persona pueda disfrutar de los singletracks.

SB – ¿Hacia dónde crees que evolucionarán las carreras de enduro?

C.B. – Mi sueño, y trabajaré para ello, es que las pruebas de enduro del futuro mantengan una buena mezcla de diversión, competición y técnica en cualquier trazado. Ése es un factor clave para que esta disciplina siga desarrollándose fiel a su esencia.

SB – ¿Hacia dónde evolucionará en el aspec­to de usuarios?

C.B. – Pienso que la evolución del material hará que los usuarios disfruten toda­vía más con el enduro en no demasia­do tiempo. Bicis más capaces, mejores componentes y mayores prestaciones del equipamiento. La evolución hasta ahora ha sido excelente, pero seguirá en los próximos años.

SB – ¿Qué diferencias hay entre el auge del enduro y el que hubo hace unos años con el freeride?

C.B. – El freeride comenzó con bicis diseñadas para hacer backflips a alturas increíbles; tanto, que parece un juego de ordenador, en lugar de saltos reales. Es increíble, pero esos saltos no los pueden hacer el 90 % de los bikers que los ven en sus salidas. El enduro es, en mi opinión, mountain bike en contra de un reloj o cronómetro, tiene además mucha más aventura.

SB – Crees que las EWS contribuyen a desarrollar el mercado del MTB?

C.B. – Por supuesto. En estos dos últimos años hemos visto cómo numerosas compañías del sector han desarrollado alguno de sus modelos de bicis o componentes, como suspensiones, ruedas o neumáticos en competiciones. Esto ha incrementa­do la innovación.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.