¿Cómo va?

El esperado Polar V650 ya está en nuestras manos. Decimos esperado porque hacía ya años, prácticamente desde 2010, que la marca finlandesa no sacaba un ciclocomputador con GPS integrado específico para nosotros los ciclistas. Tuvimos la suerte de configurarlo durante la jornada de presentación que la marca realizó a principios de año. El V650 es tan intuitivo como un smartphone de última generación, muy visual, táctil, colorido y con sistema operativo Android.

Puedes configurar hasta cuatro perfiles para tus distintas bicis y diámetros. Su generosa pantalla, de 2,8”, nos permite 6 páginas de personalización para que en cada una de ellas podamos elegir distintos campos de datos, entre los que destacan los relacionados con el entrenamiento y sus beneficios, gracias a funciones como la Smart Coaching que, al acabar una sesión, nos detalla los beneficios de la carga de entrenamiento que hemos realizado. Utiliza la tecnología Bluetooth Smart para detectar los sensores de cadencia, velocidad o potencia, compatible, por tanto, con cualquier dispositivo que emplee la misma tecnología. Su antena GPS integrada es bastante rápida y detecta los satélites con eficiencia al arrancar el dispositivo en menos de 1 minuto.

Durante las salidas no hemos tenido ninguna pérdida de señal que condicionara nuestra ruta. Las rutas se guardan en formato GPX que, además de generar el track de nuestro itinerario, también incluye datos relativos a nuestra frecuencia cardíaca, velocidad o vatios (en caso de que utilicemos medidor de potencia). Con este popular formato, cuando exportamos el fichero a otras plataformas, conservamos todos los datos que nos sirven a posteriori para realizar una correcta interpretación de nuestro entrenamiento. Para ello utilizamos Polar Flow, para poder ver el mapa del itinerario y todos sus datos. Un software que es actualizable y con capacidad de memoria de más de 10.000 horas.

Además, también podemos instalar la aplicación de móvil Polar Flow y ver todas las sesiones con todo lujo de detalles. La autonomía del V650, dependiendo del modo de retroiluminación y otros factores, se encuentra alrededor de las 10 horas de uso. El led de seguridad que lleva incorporado en la parte delantera no condiciona su autonomía, puesto que es de bajo consumo y se puede configurar automáticamente para que según las condiciones de luz se encienda.

Invertir en seguridad siempre nos resulta una opción inteligente, pero, ojo, es una luz para ser visto, de ningún modo concebida para alumbrar. En marcha, los dígitos son generosos, y en combinación con una retroiluminación muy lograda, nos ofrece un confort de marcha muy bueno. Además, podemos manipularlo sin problemas con guantes de verano. Y hablando de seguridad, también posee una práctica función, la de Track Back, que nos permite volver al punto de partida de nuestra ruta de forma asistida.

¿Para quién es?

Para todo tipo de usuarios y aficionados al ciclismo que requieren de una herramienta de medición precisa de sus sesiones de entrenamiento. No importa si practicas MTB, carretera o pista. En Polar lo tienen todo previsto para adaptarse a las necesidades específicas de cada usuario y ofrecernos un dispositivo ideal para sacar el máximo de nuestro rendimiento.

¿Cómo va?

Esperemos que en la próxima actualización, previsiblemente este mismo año, cuente con un sistema integrado de mapas que nos permita navegar siguiendo un track, de igual manera que ocurre en otros.

FICHA TÉCNICA

Precio 220 euros sin medidor de frecuencia cardíaca. 270 con soportes y medidor de frecuencia cardíaca.
Peso
120 gramos.
Descripción
Ciclocomputador con GPS integrado con funciones de frecuencia cardíaca, GPS, barómetro y entrenamiento mediante tecnología de comunicación Bluetooth Smart.
Dimensiones 105 x 63 x 16 mm. Pantalla táctil a color de 320 x 240 mm sumergible.
Colores Blanco y negro.
Web www.polar.com

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.