Prevenir es curar y en el caso de la mecánica de la bici, es sinónimo de ahorrar.

Limpiar periódicamente y sistemáticamente nuestra bici, además de conservarse mejor, alarga la vida útil sobre todo de la transmisión, que es la parte que más acusa el desgaste por suciedad.

Por ello las tareas de mantenimiento deben realizarse periódicamente o por sistema y urgencia cuando hayamos circulado entre barro y agua, dos elementos que acortan la vida de nuestros componentes, sobre todo si no procedemos a eliminar los restos de lodo y lubricar debidamente la bici. Para ello, aunque desmontemos ciertos tabúes, echar mano del agua a presión resulta de lo más recomendable siempre y cuando sepamos cómo emplearla. Algunos usuarios creen que el agua a presión no es aconsejable y han generado una corriente de opinión en contra de la utilización del agua a presión cuando, si por ejemplo nos fijamos en los servicios de mecánica de grandes pruebas como la Cape Epic, los encargados de la mecánica de la bici y desde la propia organización ponen al servicio de los usuarios áreas para lavar su bici con agua a presión. Pues saben que no hay mejor herramienta de limpieza para eliminar la acumulación de polvo, barro y suciedad que el agua a presión. Os explicamos a continuación sus beneficios, cómo utilizarla y lo que nunca debéis hacer.

Lavar con Kärcher

Lo primero que debemos descartar es el agua caliente y productos de limpieza químicos no específicos para la limpieza de la bicicleta. No sabemos la temperatura que llevará el agua ni la composición de los productos, así que lo mejor será evitarlo.

Podríamos estropear los rodamientos por alta temperatura o los productos de limpieza utilizados pueden ser nocivos para los rodamientos de las partes móviles del basculante (en el caso de las bicis de doble suspensión), pedalier o bujes. Aplicaremos el chorro a presión por todas las zonas. Cuadro, ruedas, radios, etc.

Pero cuando lleguemos a los alrededores de la horquilla, dirección, bujes, eje de pedalier, cierre de la tija o en el caso de las bicis dobles a las bieletas y rodamientos articulados, deberemos mantener una separación de la manguera de unos 30 cm (como mínimo) y procurar que el chorro no incida directamente en estas zonas. Así, la presión no será tan fuerte y minimizaremos el riesgo de eliminar en exceso la grasa protectora de estas zonas.

Hay ciertas partes de la bici propensas a que se acumule el barro, como el puente de la horquilla o el propio pedalier, por ejemplo. Ahí es donde deberemos prestar atención y hacer puntería jugando con acercar y alejar el chorro de presión en cuanto nos acerquemos a los retenes de la horquilla o al pedalier.

Paso a paso

Una vez eliminada la suciedad de la bici, procederemos a limpiarla con un cepillo de cerdas suaves para no rayar la pintura, pero antes, mientras limpiamos, es aconsejable aplicar desengranaste en la parte de la transmisión y dejarlo reposar durante 3 o 4 minutos para que actúe mientras nosotros vamos enjabonando la bici. Es aconsejable que estos productos desengrasantes sean de compuesto biodegradables y más importante aún que no sean agresivos con los metales, es decir que sean específicos para la limpieza de la bici. Deberemos prestar también especial atención con los discos de freno (en caso de tenerlos) por varios aspectos. Estos suelen ser muy porosos y si los tocamos con las manos sucias, pueden impregnar posteriormente las pastillas
contaminándolas.

También prestaremos atención cuando apliquemos el líquido desengranaste o los lubricantes, sobre todo si son tipo spray, ya que sin quererlo, pueden verse salpicados. Posteriormente procederemos a limpiar la cadena, uno de los elementos claves para garantizar un buen funcionamiento de la transmisión. El desengranaste debe de haber hecho efecto pasados estos 5 minutos, y con un cepillo específico de cerdas plásticas pequeñas y duras eliminamos los restos de suciedad que se acumulan entre los eslabones. Es importante que seamos pacientes y eliminemos los restos de suciedad que quedan entre los eslabones y las rulinas de cambio.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.