Una nueva generación de guardabarros ha nacido. Son más simples, más aerodinámicos, más integrados, más ligeros, más fáciles de instalar y hasta de limpiar. Si es que son hasta más económicos y conllevan, por lo general, menos problemas de compatibilidad con los distintos tamaños de rueda. Una mínima inversión económica que nos reportará grandes beneficios en marcha durante los días de lluvia y barro. Os explicamos cómo montarlos.

1- CORTAMOS LA CINTA A MEDIDA. Dependiendo del grosor de cada horquilla, requeriremos de más o menos cinta. Recomendamos ser algo más generosos con el corte, para que tenga más cuerpo de enganche.

2- REPETIMOS EL PASO con las cintas que se adhieren al puente de la horquilla. En cuanto tenemos ya una de las medidas, tan solo debemos plagiar el corte para obtener la siguiente.

3- COLOCAMOS SOBRE EL GUARDABARROS las cintas simulando la misma dirección en la que se instalarán en la horquilla.

4- DEFORMAMOS EL CUERPO PRINCIPAL del guardabarros para facilitar la posterior instalación y no luchar en exceso con el plástico. No deberemos abusar, sino hacerlo de manera cuidada.

0007 IMG 0849

5- PROCEDEMOS A SU INSTALACIÓN. Deberemos presionar el guardabarros contra la pared de la horquilla para garantizar el ajuste y que este no se mueva en marcha.

6- VERIFICAMOS QUE EL GUARDABARROS QUEDE ALINEADO. Para ello nos ayudaremos de los gráficos para ver que está recto. En caso contrario volveremos al paso 5 para volver a ajustar las cintas.

7- MONTAMOS LA RUEDA. Solo nos queda poner la rueda delantera para cerciorarnos de que el paso de rueda es limpio y homogéneo.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.