En primavera de 1997, Crank Brothers, de la mano de Carl Winefordner (ingeniero) y Frank Hermansen (diseñador), creaba su primer producto, la mítica Speed Lever, una palanca de desmontaje de neumáticos que se presentaba en Interbike y marcaba el inicio de una época. El año siguiente vimos nacer la bomba Power Pump (que sigue viva actualmente), y por fin, en 2011, nacen los famosos pedales Eggbeaters, que supusieron el despegue definitivo de la marca.

Los Eggbeaters son el diseño más famoso e icónico de Crank Brothers y fueron una revolución de diseño en la época, liderada por Shimano y su sistema SPD (Shimano tiene actualmente aproximadamente un 85 % del mercado y Crank Brothers sobre un 12 %). Los pedales Eggbeaters presentaban un nuevo sistema de cala, con un float muy cómodo para las rodillas y un diseño que evacuaba muy bien el barro, aunque las primeras unidades tuvieron algunos problemas de fiabilidad.

Actualmente el sistema de pedales de Crank Brothers se ha ampliado hasta una gama muy completa, que ofrece una alternativa real a Shimano, aunque es verdad que sus pedales necesitan algo más de cuidado periódico (nosotros cambiamos los rodamientos una vez al año, aunque en su defensa hay que decir que es un proceso muy fácil).

El año de lanzamiento de los Eggbeaters, la compañía creció exponencialmente, hasta el punto que tuvieron que contratar a Andrew Herrick, proveniente de Pedro’s, para hacerse cargo del volumen de negocio que les desbordaba.

Después de una serie de problemas de fiabilidad con las tijas telescópicas Joplin, una patente que compraron a Maverick (Speedball) y que sustituyeron por las más modernas Kronolog, muchos detractores de la marca la criticaron por ofrecer mucho diseño pero poca fiabilidad.

Nosotros mismos hemos sufrido problemas con las Joplin 3 originales y con alguna Kronolog de las primeras unidades. Esto ha cambiado en los últimos años con la presentación por la marca de una gama muy completa de componentes y ruedas, que si bien al principio fueron también recibidas con escepticismo, han supuesto una pequeña revolución en la forma de construir ruedas y han demostrado que sus productos son más que puro diseño.

Como nos comenta Carl, “todo el mundo en Crank Brothers es un apasionado del mountain bike, y nuestro amor por las bicis es lo que nos hace estar aquí. Es apasionante, siendo una empresa tan pequeña, poder diseñar un componente y, después de haberlo probado tú mismo, llevarlo al mercado rápidamente”.

Ésta es la historia de Crank Brothers, una historia con algunos altibajos y detractores, pero que ha demostrado haber logrado un buen equilibrio entre diseño y tecnología. Algunos en la redacción no hemos usado unos pedales Shimano desde hace años…

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.