Julien Absalon se alza con la victoria final tras un disputadísimo duelo a cara o cruz con el suizo Nino Schurter. El actual campeón se aprovechó de una desafortunada caída de Nino en el último descenso previo a meta cuando ya veía peligrar sus opciones de victoria final.

Ambos corredores demostraron desde el principio ser los más fuertes en el exigente trazado germano de Albstadt. Un circuito muy diferente a Nove Mesto, mucho más físico y menos técnico debido a sus exigentes subidas y rápidos descensos que no daban tregua a los corredores.

Ambos se distanciaron ya desde un principio de sus más próximos competidores, el checo Jaroslav Kulhavy y el suizo Florian Vogel, para deleitarnos con un duelo muy táctico y físico donde Nino aguantaba con mucha solvencia las machadas de Absalon esperando llegar a la última vuelta, en concreto al último descenso sabedor de sus superioridad técnica en las bajadas y de ser teóricamente mejor sprinter que el francés.

Y efectivamente en la última subida atacó para entrar primero en el último descenso y para distanciar a Julien en un puñado de segundos que a la postre le podían valer la victoria final. Pero esta vez la suerte no estuvo del lado de Schurter que bajando al límite perdió el control de la rueda delantera besando el suelo, paradójicamente, en la parte menos técnica del descenso, en la última curva y sin aparente complicación técnica por sorpresa de todos los espectadores. Julien no desaprovechó el percance y apretó los dientes hasta la línea de meta.

El podio final lo c0mpletaron el checo Jaroslav Kulhavy, quién le ganó la partida final a Vogel cuarto, con un final de carrera muy bueno demostrando que se encuentra en un muy buen momento de forma aun siendo el trazado germano un circuito que no se adapta muy bien con su físico. El menor de los hermanos Flückiger, Mathias, se llevó el último cajón del podio. El mundial está muy apretado con tres candidaturas por encima de las demás. Absalon, Kulhavy y Schurter nos van a brindar batallas épicas por alzarse con el cetro final.

Por nuestra parte el Spanish Clan no brilló como nos tiene mal acostumbrados. José Antonio Hermida corrió con la recién estrenada Ninety-Six, sin estar en plenitud de facultades físicas pero con buenas sensaciones y expectativas. Fué de menos a más siguiendo el guión de Nove Mesto pero adelantar en este trazado resulta complicado y tuvo que conformarse con las 21 plaza seguida muy de cerca por Sergio Mantecón, el cual nos confesó que corrió algo mermado por un catarro, y el riojano Carlos Coloma que a diferencia de Hermida realizó una muy buena salida pero que acusó en las últimas vueltas el cansancio del exigente trazado acabando no obstante en una meritorio 23 puesto justo por delante de Mantecón.

Quién tuvo su día y dio la mejor versión de sí fue nuestro Sub 23 Pablo Rodríguez, en un estado de forma excepcional que le sirvió para adjudicarse con autoridad la victoria en Albstadt. Después del segundo puesto cosechado la semana pasada en Nove Mesto el corredor gallego del MMR se coloca líder de la general de la Copa de l Mundo.

En la carrera de las féminas pudimos disfrutar de una clase magistral de Jolanda Neff, escapada desde un principio con un ritmo vertiginoso sobretodo en las bajadas donde parecía demostrar estar por encima de sus adversarias lo cual le valía para acumular unos valiosos segundos que le valieron para gestionar su victoria final. Por detrás Gunn-Rita Dahle y Catharine Pendrel tuvieron un bonito duelo al estilo Julien y Nino con victoria final al sprint del la incombustible corredora noruega del Mulivan Merida.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.