Diego Alejandro Tamayo se ha adjudicado con autoridad la primera edición de la Titan Tropic. El biker colombiano ha estado secundado en el podio por los españoles Ibon Zugasti y Roberto Bou, ganador de la última etapa disputada este jueves en Cayo Jutías. Con este triunfo, Tamayo se convierte en el primer corredor en obtener la doble corona, es decir, la Titan Desert y la Titan Tropic en el mismo año.

Diego Tamayo, muy emocionado, ha afirmado al término de la prueba sentirse “muy feliz por la victoria. A veces la mejor defensa es un buen ataque y me he entendido muy bien con Roberto Bou. Es un privilegio llegar a esta playa tan bonita, en un marco incomparable y estoy orgulloso de ser el primer vencedor de la Titan Tropic”.

Tamayo forjó su prestigio en el MTB ganando la última edición de la Titan Desert y ahora amplía su dominio venciendo en Cuba, demostrando porque tenía colgado el cartel de favorito.

Su dominio en la carrera caribeña ha sido total, ganando dos etapas y vistiendo el maillot naranja de líder desde el principio. Únicamente los españoles Ibon Zugasti, segundo en la general, y José Luis Carrasco, vencedor de dos etapas en Viñales y que finalmente se ha caído del podio por problemas estomacales, han hecho un poco de sombra al gran protagonista de esta primera edición de esta carrera tropical.

Roberto Bou, un barcelonés de 22 años y tercer clasificado en la general, ha inscrito su nombre en el palmarés de la prueba ganando la última etapa, entrando en meta junto a Tamayo después de una larga fuga a lo largo de los 68 kilómetros que ha tenido la última jornada.

La última etapa ha tenido el gran aliciente de terminar en uno de los escenarios más atractivos con una playa de ensueño donde todos los finishers han podido celebrar su hazaña particular.

Por lo que respecta a las féminas, la cubana Olga Anabel Echenique ha reafirmado su condición de mejor clasificada, y a sus 21 años, ha podido celebrar en casa su victoria soñada.

Al finalizar la carrera, todos los participantes han aprovechado para bañarse en el Caribe y olvidarse de la dureza, sobre todo la lluvia y el barro, a la que han estado sometidos durante prácticamente una semana.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.