Se encuentra en las estación de esquí de La Parva, en los Andes chilenos, y con 14’5 kilómetros está reconocido como el circuito de descenso más largo de todo el mundo.

Durante más de 20 años ha sido meca de entrenamiento de los mejores bikers sudamericanos, que siempre han reivindicado que fuera sede de competiciones oficiales. Pues bien, después de años de reivindicaciones, La Parva albergó hace unas semanas la primera prueba cronometrada de su historia.

En este vídeo, los protagonistas de ese primer descenso nos explican los secretos del circuito y el porqué lo consideran como el más duro a la vez que divertido del mundo.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.