El Red Bull Hardline es un evento al que no veréis a cualquiera. Es duro, exigente y peligroso. La zonas técnicas, con desnivel extremo, sus rocas y un salto de casi 16 metros de altura hacen que sea seguramente el descenso más peligroso y exigente que se haya visto nunca junto con el Red Bull Rampage. Bernard Kerr lo dio todo para ganar y así lo hizo. Y aquí lo puedes ver con su GoPro on board. Da vértigo… y ojo al salto de 16 metros…

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.