Marcelo Gutiérrez es el claro ejemplo que de quien la persigue, la consigue. De que a base de trabajo y constancia se puede llegar lejos. ¿Quién le iba a decir si no a un chaval nacido el 9 de mayo de 1990 en Maizales, Colombia, que iba a ser uno de los pilotos punteros en el DH?

¿Cuáles son tus objetivos esta temporada?

Como cada año, y a excepción de lo que pasó en 2014, intentaré mejorar lo que hice en años anteriores. Este año tengo una motivación y una responsabilidad grandes, ya que el pasado fue bastante nuevo, y no veo imposible seguir creciendo. Mis objetivos serían los de estar en los podios de la Copa del Mundo y estar mejor que la temporada pasada, en la que acabé octavo de la general. La idea es hacer un top 5 y mejorar el quinto lugar del pasado Mundial.

¿Qué balance haces de la pasada campaña?

No pudo haber sido mejor, cumplí con casi todos mis objetivos. El único que no alcancé fue el del Campeonato Panamericano de Colombia, así que quedé feliz: dos podios, quinto en el Mundial, octavo en la Copa del Mundo… Este año hemos trabajado más fuerte para mejorar lo que hice el año pasado.

¿Satisfecho de tu rendimiento hasta ahora?

Deja que lo piense bien… Sí. Mis máximos resultados fueron el tercero de Fort William y el quinto en Andorra en el Mundial. En ambos mi rendimiento fue increíble. Estuve muy mentalizado y concentrado. Me salió todo, y siempre hay que estar satisfecho cuando lo das todo. Me falta empezar a pulir, mejorar y cambiar, que ya he pulido muchas cosas, pero nunca se es perfecto.

¿Cómo llegaste a la Copa del Mundo?

Siempre buscando mayores retos y una mayor dificultad. Empecé en Manizales, luego en Caldas, en Colombia, después en el Panamericano, la Copa del Mundo, que es lo máximo y ahí es donde llegué.

Tu primera carrera, ¿fue como esperabas?

No me acuerdo muy bien. Me acuerdo de cómo fue un poco todo, pero no del resultado. Pero sí que puedo decirte que me gustó tanto que aquí sigo. Ya de inicio el DH me apasionó y me enamoré.

Amor a primera vista

¿Cómo empezaste con el DH?

Comencé a ir en bici en mi casa, de pequeño, y luego ya arranqué con el BMX, a los cinco o seis años. Estuve un par, luego corrí cross country y encontré el DH a los once años, aunque había recuperado el gusto por el BMX a los nueve. Me quedé con el Downhill, que fue lo que de verdad me enamoró.

Para un corredor de Colombia, ¿es fácil o difícil seguir la Copa del Mundo?

Es difícil. Primero por el cambio de nuestra moneda a la libra esterlina, al dólar o al euro. Esto ya es un golpe duro. Luego el visado hace que sea más enredado. Todo queda muy lejos. El tema logístico y económico es complicado, pero fueron más las ganas que las excusas y pude conseguir lo que quería.

¿Dónde tienes el campo base?

Vivo en Colombia, en Manizales. Cuando empiezas a viajar, no tienes una base fija, ya que te mueves todo el tiempo. Pensé en más de una ocasión en coger un apartamento en algún lugar, pero vi que no me salía a cuenta porque no dejas de moverte a lo largo de toda la temporada. Paso mucho por España, por Portugal o Francia, pero mi base no está en ninguno de estos países.

¿Por qué hay pocos corredores de Sudamérica en la Copa del Mundo?

A las dificultades que te mencioné, la de los visados y la económica, también a las ganas que tiene la gente. Veo muchos jóvenes muy talentosos a los que no les veo disciplina o esas ganas que te hace ser bueno en la Copa del Mundo. Colombianos vienen algunos buenos. Hay un chaval de 14 años que va muy rápido y viene Rafael, mi hermano menor, que hará toda la Copa del Mundo. Ojalá le vaya bien.

¿Cuál fue tu primera bici?

Una de las típicas de chaval que no me acuerdo, y de ahí ya pasé a una Mongoose de BMX. Esta fue mi primera bici de BMX y de esta pasé a una Gary Fisher Kaitai, muy arreglada para mí y mi tamaño.

¿Cómo te definirías como piloto?

Pues… soy calculador y conservador, de los que les gusta que les vayan bien las cosas, de estar seguro de lo que estoy haciendo, para luego estar tranquilo, consciente y confiado en lo que puedo hacer, que es como hay que salir a la Copa del Mundo. Hay que estudiar muy bien el terreno, estar muy seguro de lo que vas a hacer y luego jugártela el todo por el todo en la bajada final. Tal vez me falta ser un poco más arriesgado, que lo he conseguido, pero me falta serlo un poco más.

¿Tus mejores virtudes sobre la bici?

La capacidad de entrenar, soñar y crecer, y cada día ponerle ganas para llegar más lejos.

¿Qué importancia das a la fuerza física, y a la fortaleza mental?

La fuerza física es importante, pero la mental más. Hay que estar fuerte para rendir al 100 % en la Copa del Mundo, pero la fuerza mental es muy clave. Puedes ver gente muy fuerte y muy preparada, pero si les falla la cabeza, no tienen nada que hacer.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.