Hay personas más o menos anónimas en la Copa del Mundo cuyo trabajo vale su peso en oro para el deporte. Una de ellas es Martin Whiteley. Australiano afincado en Granada desde hace 15 años, se le conoce sobre todo por haber llevado la carrera deportiva de grandes corredores, también por ser dueño del Trek World Racing, pero también ha diseñado las pistas olímpicas de Sydney y Atenas, ha sido comentarista de XC en Freecaster… Tuvimos la oportunidad de hablar con él sobre su labor dentro del mtb.

Solo Bici – ¿Cómo lo haces para elegir a un corredor? ¿Viene él? ¿Lo buscas tú?

Martin Whiteley – No hay una fórmula fija, pero yo siempre sé cuándo quiero empezar a trabajar con un corredor antes de que él lo sepa. Estar pendiente de los resultados de ciertos corredores desde una edad temprana ayuda mucho.

SB – ¿Qué cualidades debe reunir un rider para que lo representes?

MW – Resultados, actitud y potencial.

SB – Para quien no sepa muy bien en qué consiste ser mánager de un corredor, ¿podrías explicarlo?

MW – Hay una serie de acciones principales. Ayudar a encontrarle equipo con una colocación correcta, también con sus contratos, tanto de su equipo como de otros patrocinadores. Relaciones públicas, perfil público, medios de comunicación, prensa, consejos de actitud y competición…

SB – ¿Se puede vivir de ser mánager?

MW – He sido afortunado. Tenía contratos muy fuertes y también clientes con mucho talento. Además, heredé algo de dinero de mis padres, lo que me ayudó cuando empecé con el negocio. Pero no es un negocio grande. No tengo empleados en Granada, estoy yo solo. La calidad de vida es más importante para mí que la construcción de un imperio.

SB – Me decía hace poco Bernat Guàrdia que le escriben muchos jóvenes y que muchos solo piensan que todo vaya rápido y en el dinero.

MW – Esto es culpa de algunos pilotos top y su imagen… Siempre hablan de sus coches, casas o motos, y los jóvenes piensan que el MTB es un deporte rico. La realidad es que hay mucho más trabajo, dedicación y compromiso, y muchas menos fiestas y Ferraris. Cuando el dinero es más importante que la pasión y los resultados, no renuevo su contrato de gestión.

SB – Por tus manos han pasado grandes corredores: César Rojo, Minnaar, Lehikoinen… ¿Alguna anécdota?

MW – Con César siempre intentaba que probase nuevos alimentos. Con Greg hay miles de anécdotas… ¡podría llenar dos revistas! Es amigo mío y estoy muy orgulloso de todo lo que ha hecho en su carrera hasta ahora. Es un campeón ejemplar.

SB – Ahora en el Trek World Racing, ¿cuál es tu papel?

MW – Mi negocio, 23 Degrees, es el dueño del Trek World Racing, un equipo con siete años en el circuito mundial.

SB – ¿Se pierden muchos talentos por el camino?

MW – Cuando se retiran, mantengo el contacto y todos ellos han seguido haciendo cosas grandes. Una de mis funciones es dar consejos sobre su futuro tras su paso por el ciclismo. Todavía hoy actúo como mentor de Cadel Evans en su retiro, una relación de más de 24 años.

SB – Has estado en dos de los proyectos más ilusionantes en la historia del MTB: el equipo Global Racing y el Honda.

MW – Global Racing fue un experimento y un éxito. Sigo sin entender cómo pudimos hacerlo con nueve pilotos de descenso de ocho países. El Team C Gross Honda fue muy emocionante. La bici fue una revolución en la tecnología y el trabajo con HRV todo un privilegio.

SB – Imagina que quiero trabajar contigo, ¿qué me pides?

MW – No me llames, ¡te llamaré yo!

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.