La empresa española ROTOR cuenta con un nuevo Creative Director, quien tiene claro que en el mercado internacional en el que se encuentra con nombre propio ROTOR es básico “explicar, informar y mostrar, y, sobre todo, tenemos que emocionar, ser la inspiración, crear las bases de una compañía que crea productos tecnológicamente punteros, en una marca que rezume pasión, que sea sugerente, y que nos elijan por encima de todos, gracias a nuestras innovaciones, calidad y diseño”.

Llegas a Rotor como nuevo director creativo, ¿qué tareas se esconden bajo el cargo?

En realidad, dentro de este puesto se esconden un montón de posibilidades para mí. Una compañía con el trasfondo que tiene Rotor, pero sobre todo con la proyección que tiene en el futuro, es un auténtico caramelo para alguien como yo. Las tareas son las que definamos en estos primeros meses, pero te puedo adelantar que una de las prioridades son la creación de una colección de nuevas imágenes con un concepto y una estética, acorde con la innovación y categoría de nuestros productos. Otros proyectos son y serán trabajar sobre la comunicación on-line, las campañas, productos y lanzamientos de las novedades de 2016. Pero estoy seguro que aparecerán muchas más a lo largo de los meses.

Cómo llegaste a Rotor. ¿Fuiste tú que te pusiste en contacto con Rotor? ¿Fueron ellos?

Yo no soy de los que creen en las casualidades. Recuerdo una charla de Steve Jobs en la que hablaba de la teoría de los puntos. Jobs lo que quería explicar es que tú no puedes dirigir tus pasos en la vida para llegar a un punto concreto. Pero cuando llegas a ese punto y analizas cómo has llegado, te das cuenta de que cada paso que has dado en tu vida te ha conducido a estar donde estás. En mi caso he podido ver que durante mis últimos 25 años, ha habido muchos puntos que me unen con ROTOR. Algunos ejemplos son haber sido corredor siendo uno de los patrocinadores EDR, haber trabajado con Chris Tarlton (Dirección de marketing Rotor), ser usuario convencido de Q-Rings, Bielas REX1 y 3D en mis bicis durante muchos años, haber conocido la fábrica hace un año (me impresionó la tecnología en la que ROTOR ha invertido estos últimos años).

“Quiero exprimir mi potencial y vengo cargado de ideas para sumar al proyecto ROTOR”

¿Qué crees que puedes aportar a ROTOR?

Lo primero que quiero destacar es la ilusión que tengo puesta en esta oportunidad que me han brindado. Quiero exprimir mi potencial y vengo cargado de ideas para sumar al proyecto ROTOR. Mi experiencia en el mundo de la creatividad, diseño, comunicación y marketing está avalada por más de 20 años de duro trabajo. Durante todos esos años he tenido la suerte de trabajar y aprender de grandes profesionales en sectores muy variopintos, que van desde los medios de comunicación, a productos de gran consumo, automoción, bebidas energéticas, consultoras, banca… en áreas como TV, prensa impresa, internet y en social media. Además una suma muy importante es mi conocimiento del mundo del retail en el sector de la bicicleta. La conjunción de todos estos mundos, hace que mi perfil sea realmente oportuno para un puesto como el que acabo de responsabilizarme. En cualquier caso, mi pasión por la bici y mi vocación hacia la imagen y la comunicación va a marcar mi desarrollo en este puesto.

¿Qué imagen tenías de ROTOR antes de llegar? ¿Cuál tienes ahora?

Para mi, ROTOR siempre ha sido el proyecto de unos visionarios, que apostaron todo lo que tenían y que consiguieron contagiar de energía a todo su entorno. Si me preguntas sobre la imagen de los productos, te puedo decir que siempre he pensado que si comparas ciertos productos de otros fabricantes sueles ver que estos están creados por departamentos de marketing con miras al mercado masivo. Productos que no están desarrollados desde y para la excelencia, si no para tener una cuota de mercado mayor. Creo, y no me equivoco, que en ROTOR siempre se trabaja por la optimización del pedaleo y por la búsqueda de rendimiento del ciclista, buscando lo mejor en cada producto. Esto ha marcado una estética muy diferente en el producto. Yo lo comparo con un producto de ingeniería desarrollado para un satélite, en el que la funcionalidad es la base de cualquiera de los componentes que forman el conjunto. Esto ha generado, en sí, una estética, que a mi modo de entender, es potente y muy muy personal. Y con un carácter donde lo óptimo es siempre la base. Y esto, por mi parte, no va a cambiar porque es nuestra propia impronta.

“No tenemos que olvidarnos que ROTOR fabrica y digo fabrica en mayúsculas”

¿Cuál es la imagen que tengo ahora?

Si te soy sincero, no ha cambiado mucho, tenía bastante información de la compañía y sobre todo de los productos, y como usuario convencido me encantan desde hace años. Pero si quiero destacar algo importante y es que, cuando hablamos de tecnología en el sector bicicleta, a la mente de la gente vienen países como Japón, EEUU, Alemania… y, sin embargo, aquí está ROTOR, una empresa española. Me enorgullezco de ser parte de este equipo, en el que este año va a lanzar el primer grupo hidráulico de carretera al mercado, con la tecnología de los platos Q-Ring, nuestros desarrollos de potenciómetros, las bielas REX, 3D+ y Flow. No tenemos que olvidarnos que ROTOR fabrica y digo fabrica en mayúsculas: porque las fresadoras, los tornos, el anodizado, el ensamblaje, la ingeniería… están afincados en nuestro territorio. Muchos son los que vienen a nuestra fabrica y se sorprenden de las capacidades y, sobre todo, que una fabricación de esta calidad sea nacional dando trabajo a gente apasionada de la bicicleta y exportando fuera de nuestras fronteras.

¿Dónde vamos a notar más tu mano en Rotor?

Ya hay mucho trabajo hecho, y muy bien hecho. Yo no vengo para darle la vuelta a la imagen de la compañía, por mi parte sería un gran error y una falta de respeto al trabajo de muchas personas que han puesto su granito de arena a ROTOR. Mi incorporación viene a reforzar, y a optimizar nuestros recursos de gráfica, imagen y concepto, buscando homogeneizar los proyectos que lancemos y los que ya existen, tratando de potenciar nuestra compañía dentro de la mente de nuestros clientes. Busco transmitirles nuestros valores como compañía, haciendo packaging que ayuden a las tiendas a vender, creando imágenes que transmitan nuestros sentimientos, nuestras pasiones. Espero que los detalles marquen una diferencia y desde luego voy a darlo todo para que así sea.

Y, ¿tus principales objetivos?

Dentro de mis objetivos es crear los mensajes adecuados para cada uno de los canales: Los medios de comunicación, aportando creatividades emocionales para convertir a vuestras audiencias en fans de ROTOR, que conozcan nuestros valores, y que consigamos nuevos usuarios y fidelicemos a los que ya lo son. Los distribuidores, ellos son nuestros ojos y manos en los países que representan, tenemos que darles las herramientas para comunicar quiénes somos y qué representamos. A las tiendas que venden nuestro producto, ayudándoles a optimizar su ventas y consiguiendo una comunicación del producto que les inspire a vender. Al cliente final: con mensajes claros, desde la emoción. Ilusionando a los ciclistas, para que mejoren en sus salidas, competiciones, entrenamientos… Y no quiero olvidar uno de los canales imprescindibles para conseguir todo lo anterior: nosotros mismos. Para mantener nuestro estándar de motivación siempre lo más alto posible.

“Mi pasado ciclista puede ayudarme en ROTOR”

Haber sido corredor de DH y de XC, ¿qué puede aportarte a Rotor?

De esto hace ya mucho tiempo, en los primeros años ’90. Desde muy pequeño siempre he sido un fanático de la bici. Y, como muchos niños de ciudad, tuve la oportunidad de pasar los fines de semana en un pueblito de Soria. Allí pasé mi infancia y juventud encima de mi bici. Cuando llegó el momento y pude comprarme, con el sudor de mi frente, mi primera bici, me enganché a la bici de 20”. Mis horas libres las dedicaba a gastar neumáticos haciendo lo que llamábamos “Calle” en alusión a los obstáculos en forma de escaleras, rampas, saltos, wallride, bunnyhops… que encontrábamos por Madrid. Hice mis pinitos también en rampa, aunque lo que a mi más me impresionó fue el DH. Así que, cuando tuve la suerte de cobrar un trabajo que hice con 17 años, me compré la primera mountain bike, y empecé a aparecer por las carreras regionales. Al poco tiempo alguien me vio y empezaron a apoyarme y comencé a correr las míticas pruebas Larios, Coronas, Ballantine’s, Cactus…

La verdad es que, aunque nunca fui un pro, estuve unos años disfrutando de la bici y corriendo en la categoría de gente como Tomi Misser,  Iván Oulego, David Vázquez, Pau Misser, incluso tuve la suerte de coincidir con gente como Anne Carolinne Chausson, François Gachet, Cedric Gracia,… Como anécdota, en la única Carrera que corrí con Chausson, le batí por 1 segundo. ¡Imagínate! En esa carrera aún no había sido campeona del mundo. Anécdotas aparte, y para ser sincero, nunca fui consistente con los entrenamientos, y aunque tuve un apoyo muy bueno con los sponsor, me faltaba autodisciplina y me hubiese encantado tener algo de apoyo familiar. Pero bueno, recuerdo esos años como muy divertidos, conocí a mucha gente, gente que ha sido muy importante a lo largo de mi vida. Y eso me permitió crecer como ciclista y como profesional pero, sobre todo, como persona.

Me preguntas si esto puede ayudar a ROTOR… Claro que sí, al final todos esos momentos en los que sabes que la fiabilidad, el apoyo, la confianza son básicos hacen que mires el material y los componentes de una bici con otros ojos, que los mimes y les des la importancia que realmente tienen. Además gracias a la red de amigos que se genera, pueden existir muchas sinergias.

En la nota de prensa se comenta que trabajarás en liderar la presencia visual y la dirección creativa de cara al futuro, ¿qué crees que le puedes aportar? ¿Qué toque quieres darle?

Claro está que ya no somos la pequeña empresa que éramos hace 15 años, donde unos visionarios inventaban una forma nueva de pedalear. Ahora estamos en la melé del mercado internacional donde además de ser bueno tienes que parecerlo. Y surgen un ejército de copias entorno a productos que hacemos. Tenemos que explicar, informar y mostrar. Pero además, y sobre todo, tenemos que emocionar, ser la inspiración, crear las bases de una compañía que crea productos tecnológicamente punteros, en una marca que rezume pasión, que sea sugerente, y que nos elijan por encima de todos, gracias a nuestras innovaciones, calidad y diseño.

Comentabas que tu primera tarea será la de hacer una nueva web

Cuando he llegado a la compañía el equipo de marketing liderado por Chris Tarlton, ya habían comenzado a esbozar lo que va a ser el nuevo proyecto web. Después de analizarlo, y trabajar junto a ellos, estamos preparando un nuevo site, actual, dirigido a presentar el producto junto a los conceptos de los que estamos hablando. Para ello es necesario una reestructuración total, que nos permita adaptarnos a las nuevas maneras de presentar todos nuestros productos. Al ser un proyecto clave para nosotros, debemos concentrarnos para no dejar ningún cavo suelto. El sello de ROTOR tiene que pasar por una información amplia del funcionamiento de nuestros productos y debe ser el mejor escaparate de todo lo que hacemos, y somos.

De las diferentes marcas para las que has trabajado, ¿cuál crees que puede aportarte más a ROTOR y por qué?

Lo importante es la suma de los conocimientos, aunque hay algunas marcas más afines que otras, el aporte debe ser por una suma de experiencias que nos permita poder crear transversalidad entre diferentes conocimientos. Lo que quiero decir básicamente es que tan útil va a poder ser la experiencia de crear productos masivos, como por ejemplo los desarrollos que hice para El País, como las primeras web B2B y B2C que realizamos hace años para Telefónica. Y si me preguntas sobre alguna marca que va a servirme directamente de inspiración a la hora de crear los planteamientos de futuro, estoy seguro que una va ser Red Bull. Su capacidad para comunicar sin enseñar directamente el producto, hace que se hayan reescrito varias normas de comunicación que parecían inamovibles. Ser ciclista no es sólo montar en bici, no es sólo trasportarse, no es sólo una carrera, es mucho más. Es libertad, es pasión, es superación. En ROTOR, ser ciclista es un estilo de vida.

Por cierto, ¿acostumbras a salir mucho en mountain bike?

Como padre de familia de dos pequeñas de 4 y 2 años, monto mucho menos de lo que me gustaría. Siempre que tengo oportunidad de montar recorro el paraíso que tengo muy cerca de casa: La sierra de Guadarrama. Un espectacular terreno lleno de senderos y caminos míticos. Desde que empecé a recorrer sus caminos hace ya 26 años, sólo puedo decir que me enamoré de las rutas de estas montañas que delimitan Segovia, Ávila y Madrid. Cuando puedo, me hago escapadas a los Alpes, a Andorra,…

Tenerife es otro destino, donde la bici no me falta. Las rutas que prefiero suelen ser las de enduro, pero lo que más me gusta en la bici es la aventura. Saber cuando empiezas y no cuando acabas. Encontrar nuevos sitios. Enlazar varias rutas entre si. Descubrir caminos que antes me eran desconocidos.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.