El pasado sábado 25 de julio falleció un ciclista en Valderredible tras topar con un pastor eléctrico colocado en medio del sendero. El ciclista de 43 años era Jesús Ángel Santos Redín, jefe del Servicio de Estudios y Obras del Ayuntamiento de Salamanca que pasaba unos días en la localidad cántabra para visitar a su hija de 12 años que se encontraba en un campamento de verano en Rebollar de Ebro.

Santos salió con su bici la tarde del sábado por un tramo del sendero GR99, que recorre más de 1200 kilómetros alrededor del río Ebro, cuando topó con un cableado eléctrico sujetado por dos estacas que le impactó en la zona de la cadera.

Tras encontrar el curpo sin vida de Santos, los agentes de la Guardia Civil desplazados al lugar de los hechos remitieron un informe al Juzgado de Reinosa en el que apuntaban a dos presonas como presuntos autores de un “homicidio imprudente por colocar un cable pastor eléctrico cruzando el camino natural”.

Se desconoce si el cable eléctrico fue colocado intencionadamente o si simplemente se trata de una negligencia, pero el hecho es que en los últimos años ha habido un aumento considerable de denuncias por trampas colocadas a ciclistas y motoristas en los senderos. “Nos encontramos con verdaderas salvajadas. Sabemos de la existencia de estas trampas desde hace aproximadamente un año y desgraciadamente se produce en toda España”, lamentó recientemente en un programa de televisión el vicepresidente de la Asociación Internacional de Bicicleta de Montaña, Víctor Tarodo.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.