Femke van den Driessche, de tan sólo 19 años, y que se hizo famosa tras ser acusada del primer caso de dopaje mecánico en el mundo del ciclismo, ha anunciado su retirada tras el calvario vivido durante los últimos meses.

La joven biker se hizo famosa cuando en el pasado Mundial de Ciclocross sub-23 fue acusada por participar con una bici con un motor camuflado. Driessche, quien este lunes tenía que declarar en la sede de la Unión Ciclista Internacional (UCI) ante la Comisión Disciplinaria, ha decidido no acudir y no defenderse optando por la retirada definitiva, al menos en esta especialidad.

Aunque la corredora no ha negado su relación con la bici con motor, siempre ha mantenido que no era suya y que estaba en esa zona por un error.

En un comunicado oficial, Driessche ha asegurado que “mi proceso ya ha sido juzgado por todo el mundo. Los costes de acudir a la audiencia en Suiza son demasiado para mi. La absolución es imposible ya que la bicicleta estaba en mi zona técnica y de material. A partir de ahora quiero continuar con mi vida normalmente y espero espero que todo el mundo lo entienda y respete”.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.