¿Cómo va?

La versión Ultimate de los SRAM Guide que hemos probado viene a ser la evolución de los Guide RSC ya existentes en el mercado desde 2014 y, en cualquier caso, el revulsivo definitivo que SRAM necesitaba para acabar con un período problemático en lo que respecta al funcionamiento de sus frenos Avid de los últimos años. Estos Ultimate incorporan mejoras sustanciales respecto a los RSC y la mayoría de ellas se encuentran en la pinza.

En lo que respecta a la maneta, todo continúa igual salvo que ahora ésta es de carbono e incoporpora tornillería de titanio. La pinza de los nuevos Ultimate, que se llama S4, tiene un diseño totalmente nuevo, con oberturas más generosas para una mayor ventilación. Está construida de aluminio al mismo tiempo que ahora alberga cuatro pistones, dos con con diámetro de 16 mm y los otros dos con diámetros de 14 mm. Estos pistones están ubicados dentro de un recipiente de aluminio que los aísla del cuerpo principal de la pinza y pone así fin a uno de los talones de Aquiles de las versiones anteriores de Avid: la escasa disipación de calor en frenadas intensas o reiteradas.

La mayor evacuación del calor en (hasta 26°C menos en la pinza según estudios de SRAM) permite un funcionamiento muchO más estable en el tiempo. En Solo Bici damos fe de ello, durante todo el test, los frenos se mostraron inalterables en el tacto. Pero las mejoras no acaban aquí. Los cuatro pistones suponen un incremento de potencia

notable respecto a los RSC e incluso que los Shimano XTR o XT, por citar a algunos de sus competidores más directos. De todos modos, hubo algo que nos gustó todavía más que la potencia, y fue la progresividad y modulación de la frenada. Es muy fácil evitar el derrape de la rueda gracias a esta entrega progresiva de la potencia característica de estos Ultimate y que no recordamos en otros frenos.

La ergonomía de la maneta nos parece perfecta con una longitud de palanca generosa, que permite más flexibilidad a la hora de colocarla en el manillar en relación con la posición del puño. La ligereza de estos frenos, a pesar de estar ideados inicialmente para uso trail o enduro, los hace aptos también para XC. De hecho su peso, 590 gramos el conjunto de frenos delantero y trasero de nuestra unidad de pruebas, está a caballo entre los pesos del Shimano XTR de XC y el peso de la versión trail, para que tengamos una referencia.

¿Para quién es?

Aunque en SRAM orientaron inicialmente el uso de estos frenos a bicicletas de recorrido intermedio como son las de enduro, all mountain y trail, su ligereza, que hemos mencionado anteriormente, los pone en el punto de mira también de cualquier usuario de XC que busque unos frenos de máxima calidad y potencia en su bici. El espectro de posibles usuarios de los Ultimate, por tanto, es muy amplio.

¿Qué falta?

La verdad es que nos habría gustado probar estos frenos durante un año, por ejemplo, y comprobar así si a un largo plazo aparecen problemas de fiabilidad. De todos modos, nuestra impresión tras casi dos meses de test intensivo es impecable. No hemos encontrado ningún punto débil en su funcionamiento y solo un precio superior al de su más directa competencia se nos ocurre como único reproche a SRAM.

Características técnicas

Precio 602 euros por el conjunto delantero y trasero + 75 euros por cada disco + 23 euros por el kit de sangrado.
Peso 590 g el conjunto de pinza y maneta delantera y trasera.
Descripción Frenos destinados inicialmente a uso trail, pero compatibles también con un uso enduro, all mountain o XC. Maneta de carbono y tornillería de titanio. Regulaciones de distancia.
Colores Negro o plata.
Web www.sram.com

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.