Poca presentación necesita a estas alturas el carismático Gary Fisher, uno de los primeros personajes de la historia del mountain bike en definir lo que sería el futuro deporte. De hecho, él fue el primero en equipar su Schwinn Excelsior X con marchas para convertirla en la máquina definitiva en sus excursiones por montaña en la zona de Marin, y mejorarla para poder vencer en las Repack Series, batiendo incluso el récord de la mítica carrera en 1976.

Sus conocimientos y pasión por la bicicleta de carretera, en la que estuvo compitiendo muchos años, le ayudaron a perfeccionar sus primeros prototipos de bicis de montaña y a importar y adaptar algunos de sus componentes para hacerlas más versátiles. Como muchos de los pioneros del mountain bike americanos, Gary ya era conocido por sus victorias en la carretera, donde llegó a quedar el 15º de su categoría a escala nacional, y a ganar muchas otras carreras regionales.

Curiosa es la historia de Gary en este sentido, cuando la Federación Americana le suspendió de licencia en 1962 por llevar el pelo demasiado largo y no le permitió seguir compitiendo.

Eran otros tiempos… Pero fue hacia 1972 cuando empezó a experimentar con las primeras bicis de mensajero que se usaban para explorar los alrededores del monte Tamalpaís, en las que instaló la transmisión de bicis de carretera.

Lo mejor de cada mundo

Hasta el momento, muchos klunkers eran empujados por sus propietarios cuesta arriba, para poder después descender en marcha. Gary Fisher prefería subir pedaleando para aprovechar su buena forma física sobre la bici, así que aquellos obsoletos cuadros de los años 30 y 40 se fueron equipando y mejorando con desviadores, piñones, frenos de tambor, cambios y manillares de motos de cross.

Como ya explicamos en alguno de nuestros artículos anteriores, Gary Fisher se unió a Charlie Kelly y Tom Ritchey en 1979 para formar la compañía MountainBikes, enfocada a la venta de estas máquinas de recorrer senderos, y desde luego, fue la primera empresa del sector del mountain bike y la primera en utilizar comercialmente esta denominación.

Gary Fisher fue nominado para el Mountain Bike Hall of Fame en 1988, y actualmente vive en Marin, California, después de vender su propia marca Gary Fisher Mountain Bikes a la americana Trek en 1993, que se convirtió en la Gary Fisher Collection. Desde entonces, Gary sigue haciendo apariciones estelares en los mejores eventos de nuestro deporte por todo el mundo, siempre sorprendiéndonos con su extravagancia al vestir y colaborando en diversas causas para hacer más grande este deporte.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.