Guess es una marca todavía novel que para esta temporada ha presentado una gama de bicis muy competitiva caracterizada por sus estilosas líneas, sus montajes deportivos y una filosofía de marca grabada a fuego en cualesquiera de sus modelos: el “Ready to Race”. La Taga SL que hemos probado es un claro ejemplo de ello, lista para volar bajo y más si quien ejerce de anfitrión es nada menos que una leyenda como Tomás Misser.

Si echamos un rápido vistazo al catálogo de bicicletas de esta joven marca enseguida nos damos cuenta de que todas las nomenclaturas de sus bicis son picos del macizo montañoso del Montseny y con un alto componente simbólico para el creador de la marca, Santiago “Santi” Segur, exprofesional de ciclismo de carretera que seguro que debe de haber acumulado incontables kilómetros redescubriendo este gran pulmón verde que es el Montseny, situado a cuarenta minutos de Barcelona. 

Un target muy definido

Las bicis Guess son para lo que son: nacidas para correr. El perfil de usuario de cualquiera de sus bicis está muy claro, un usuario que demande una bici de bajo peso con la que poder correr sin necesidad de realizar grandes cambios para mejorar sus prestaciones o peso.

 Montas tus pedales, portabidón, ajustas presiones y a correr. De ahí que no sean bicis accesibles para todos los públicos y bolsillos, pero sí muy competitivas en cuanto a relación prestaciones, peso y precio. Su catálogo está compuesto por dos bicis rígidas, la Taga SL en 27,5” y la Sui SL en 29”, y la Mata, una doble suspensión en 27,5”. Además también disponen de una bici de carretera apodada Turó.

Dos montajes para la Taga 

0006 MG 8085

Por cuestión de diámetro de rueda, la primera en 27,5”, la Taga SL, es la hermana menor de la Sui SL de 29”. Ambas comparten montajes y precios con la única libre elección por parte del usuario sobre qué diámetro le conviene o gusta más. Nosotros hemos querido probar su modelo más alto de gama de 27,5”, es decir, la Taga SL de 3.799 euros, con un montaje caracterizado por su transmisión SRAM X01 (de un solo plato), aunque también existe el mismo modelo con un montaje basado en Shimano XT de 2.950 euros. O la posibilidad de adquirir únicamente el cuadro por 1.200 euros y realizar un montaje a la carta o aprovechando las piezas de tu antigua montura. Tú eliges.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.