Estos platos simplifican todavía más la transmisión, sin duda, uno de los grandes beneficios de las transmisiones de un solo plato. Para su instalación simplemente deberemos tener en cuenta en qué tipo de bielas deberemos instalarlos. La gran virtud de estos platos con araña integrada es el ahorro de peso, aunque deberéis tener en cuenta que el proceso de instalación del plato es un poco más complejo que sobre las arañas de las bielas, en las que, por lo general, solamente debemos aflojar cuatro tornillos.

Es por tanto una gran alternativa para todos aquellos usuarios que extrañamente cambian de plato y lo apuran hasta el final de su vida útil. Si este es tu caso, presta atención.

EL PRIMER PASO ES PROCEDER A DESMONTAR LAS BIELAS. Con una llave Allen vamos a soltar el tornillo que aprieta el conjunto. Hay que hacerlo con mucho cuidado en algunas bielas, porque a veces hay tornillos que parecen desmontables pero no lo son. Para diferenciarlos, prestad atención a si el tornillo presenta letras o solo pone el par de apriete. Si pone “DO NOT REMOVE”, no tocarlo.

PARA TRABAJAR MÁS CÓMODOS podemos bloquear el cambio en el momento de desmontar las bielas, pero una vez quitemos la rueda, volveremos a liberarlo, ya que el muelle que tensa la jaula de las rulinas tiene un aguante y no está hecho para aguantar mucho tiempo en posición de tensión máxima.

CON LA BIELA DERECHA EN LAS MANOS, es decir, la biela que contiene el plato, procedemos a limpiarla bien para poder ver bien la zona de trabajo. Seguidamente aflojaremos los tornillos que unen la biela al plato. En este caso son tres tornillos tipo Torx (como los de los discos de frenos). Soltad de uno a uno con cuidado de no dejar marcas.

CON LA BIELA DERECHA EN LA MANO YA SIN EL PLATO, además de limpiar cada uno de los recodos, os recomendamos colocar un poco de grasa que nos ayudará a prevenir ruidos molestos y oxidaciones prematuras. También engrasaremos el propio tornillo y la parte interior de la estrella.

MIRAMOS CON DETENIMIENTO EL PLATO. Veremos que los agujeros de los tornillos están dispuestos de manera asimétrica. Dos están más cerca el uno del otro y el restante se encuentra en la extremidad opuesta. Colocaremos la biela de la misma forma y la alojaremos con cuidado, dejando que la cabeza del tornillo se quede en la parte exterior, para que una vez instalado, quede integrado en su interior.

COLOCAMOS LOS TORNILLOS y los apretamos de manera regular y los tres al unísono. No deberemos apretar primero uno y luego los otros sino poco a poco los tres juntos. De esta manera, el plato se asentará de manera regular y alineada.

CON EL PLATO COLOCADO EN LA BIELA CORRECTAMENTE, sería recomendable aprovechar y limpiar los rodamientos. Nunca hace daño un poco de mantenimiento, al revés, hace daño no cumplir con los mantenimientos obligatorios. Así que aprovecharemos para limpiar todos los casquillos antes de volver a montarlos.

FINALMENTE COLOCAREMOS LA BIELA y asentaremos la cadena encima del plato. Mucha atención con el formato de los dientes del plato, habrá uno ancho y uno estrecho, deberemos casarlos de manera correcta. Nos podemos ayudar del bloqueo del cambio para facilitar el trabajo.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.