Los inicios de Joe Murray en el mountain bike estuvieron especialmente vinculados a la competición, donde, como parte de la primera hornada de pioneros en Marin County, California, comenzó desde muy joven a participar en las primeras carreras que se celebra­ban en la zona, cuando los cascos eran inexistentes y los pantalones tejanos parte del uniforme ciclista.

Durante la siguiente década, Joe Murray se dedicó a ganar compe­ticiones de mountain bike por todo el país, junto con otras leyendas del momento como Joe breeze o el mismo Gary Fisher, y llegó a proclamarse dos veces Campeón nacional de la NORBA en Estados Unidos, así como a vencer en cinco ocasiones la mítica carrera Rockhopper, una de las más famo­sas en la época. Fue incluido en el Mountain Bike Hall of Fame en 1988, con la primera promoción de pioneros, como reconocimientos a sus logros y a su carrera.

Pero la inquietud de Joe Murray y su pasión por el mountain bike le llevaron a dar un paso más y a interesarse por los aspectos técnicos del deporte, así que comenzó a introducirse en el diseño de bicis y componentes. Algunos de sus primeros diseños famosos fueron de exitosos mode­los de neumáticos, pero muchos de nuestros lectores recordarán su nombre impreso en los tubos de aquellas primeras Kona que lle­gaban a nuestro país a principios de los 90 y que supusieron una revolución en el mercado español por su estética rompedora y sus pronunciados slopings.

Y aunque su primer diseño de bici de titanio fue para la marca Merlin, muchos lo recordamos como el Creador (en mayúsculas) de una de las bicis que nos hicieron soñar a los que ya tenemos unos años: la mítica Kona Hei Hei. Esta bici marcó una época en la que el titanio era el material más exclusivo y ligero, y por entonces, la Hei Hei, fabri­cada por Sandvik Special Metals, representaba el máximo exponen­te en geometría y construcción de la época. Además, Joe Murray fue uno de los primeros corredores en competir exclusivamente con bicis de titanio y usó también el preciado material para la cons­trucción y diseño de diversos componentes como tijas, poten­cias y horquillas que se convirtie­ron en hits de la época (¿alguien recuerda las buscadas poten­cias Velocity o la tija O-Beam?).

También fue conocido por su trabajo con la marca de bicicletas VooDoo, donde también dejó su huella con modelos que tuvieron muy buena aceptación, como el famoso cuadro D-Jab, también en titanio. Joe Murray sigue en activo, trabajando de consejero y proba­dor para Shimano y colaborando con VooDoo desde su hogar en el desierto de Flagstaff Arizona, donde aprovecha ese terreno de primera clase para salir a rodar cada día que puede…

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.