Aprovechamos el 175º aniversario de Orbea para hablar con Jon Fernández, que nos da las claves del por qué la firma vasca ocupa la posición referente que ocupa a día de hoy en el mercado, a la vez que nos avanza las líneas maestras del futuro que le espera y todo lo que necesitas saber sobre la firma de Mallavia.

¿Qué valores han hecho y hacen de Orbea un referente a nivel nacional e internacional?

Siempre pongo uno por encima de todos, el de la determinación. Si algo caracteriza a Orbea es esa actitud de determinación, de saber lo que queremos y no parar hasta conseguirlo. Ese ser capaces de levantarnos uno y otra vez cuando nos caemos. Ser tenaz y constante, es un signo que dice mucho del País Vasco. Tener claros nuestros objetivos y perseguirlos a muerte, y no paramos ante nada. Hay otros valores en los que también nos miramos, como en todas las generaciones que hemos pasado por Orbea, el compromiso es uno de ellos, con nosotros mismos, porque somos una cooperativa. También debemos tener compromisos comunes importantes, así los que adquirimos con los clubes van a misa, con distribuidores y usuarios, y el valor de la transformación. El haber sido capaces de reinventarnos de una manera permanente, de ir transformándonos, sabiendo adaptarnos a los momentos que tocaba.

Comentas lo de ser una cooperativa, lo que sin duda no es muy habitual en éste ni en muchos otros sectores.

No conozco nunca otra empresa que se apellide cooperativa, tal y como la entendemos nosotros. En una cooperativa todos asumimos riesgos en elnegocio, desde un montador hasta yo mismo. Es un formato que llama mucho la atención y nos enorgullece. 200 personas que estamos aquí en un valle del País Vasco, que seamos capaces de competir con dignidad u orgullo con otras marcas que tienen capacidad de captar capitales que nosotros por normativa legal no podemos. Es un poco la sensación de competir David contra Goliat, pero David a veces utiliza bien la onda.

¿Cómo encara Orbea el futuro, los próximos años?

Con mucha ilusión y entusiasmo. En los últimos 20 años hemos vivido un viaje frenético, rápido, de cambio de posicionamiento de marca, de desarrollos de mercados y productos, de ser una marca reconocida en mercados exteriores, de facturar un 68% en el exterior… Tengo la sensación que Orbea está situada en cuanto a recursos donde queríamos y preveo que en los próximos años se abren escenarios muy bonitos para la industria de la bici.

¿A cuáles te refieres?

Orbea está bien situada e identificada como una marca vinculada a la actividad deportiva. Tenemos que seguir creciendo, desarrollando y adquiriendo cuotas de mercado en categorías en las que tenemos mucho ámbito de crecimiento, pero entendemos que en los próximos años se van a producir movimientos muy vinculados a la sostenibilidad de las ciudades y a la movilidad urbana, y la bici ya juega un papel muy relevante. En este sentido Orbea tiene que aportar mucho, ya que hasta hace poco no le hemos prestado al atención que le teníamos que prestar. El mundo eléctrico tiene que aportar un cambio muy importante dentro de la industria. No se si equiparable al cambio que produjo la bici de montaña, pero es una realidad que está cambiando la industria de la bici.

“ESTADOS UNIDOS SERÁ EL MERCADO Nº1 PARA ORBEA”

¿Qué nos puedes avanzar del plan de crecimiento y expansión de Orbea de los próximos años?

Tenemos una estrategia y no tenemos grandes secretos en la casa. Una estrategia de estar cerca a los mercados que de manera natural deben ser los mercados estratégicos nuestros y que nos tiene que dar un crecimiento, los mercados europeos occidentales y Estados Unidos, donde Orbea va a focalizar recursos de manera importante. No quiero decir que renunciemos a los mercados emergentes, de donde puede venir el 18% de nuestra facturación. En cuanto a desarrollo de producto seguiremos también en las categorías que nos han posicionado como marca donde estamos, como la carretera, pero ha habido otras en las que el mercado nos ha dado credenciales, como las dobles suspensiones, donde estamos adquiriendo el permiso del mercado para competir en términos de igualdad con otras marcas, además de los dos elementos que te decía antes, el tema eléctrico y la movilidad urbana.

De un tiempo a esta parte Orbea ha apostado mucho por el mercado americano.

En Estados Unidos tenemos una presencia que es relevante dentro de la compañía, pero nuestra facturación en el mercado americano son porcentuales, nuestra cuota es pequeña, y se ve muy afectada por los vaivenes económicos. La crisis sufrida entre 2009 y 2011 supuso para nosotros un retroceso en las posiciones que teníamos en el mercado, por el hecho que mandaban las marcas locales en su mercado natural. Unas marcas optaron por salir del mercado americano, como Lapierre, nosotros seguimos. En el 2012 compramos la participaron que tenían nuestro socios locales en Orbea Usa. Fue cuando fui capaz de convencer a Gonzálo García de Salazar para que s hiciera cargo de la compañía, con el convencimiento que Estados Unidos sea algún día el primer mercado de Orbea.

¿Qué lugar ocupa ahora el mercado americano en el ranking de Orbea?

En estos momentos es el 3º, pisando los talones al segundo, Francia. Cuando la pase, supondrá el 50% de la facturación de España. Aspiro que en cinco años pueda ser el 1º, no por que hayamos perdido la presencia en España, pero la potencia del mercado americano es increíble. Es comparar el millón y medio que se vende en España de unidades, con los 22 y 23 millones de unidades que se venden allí.

Porque, ¿cuál es la producción de bicicletas de Orbea al año?

Entorno a las 175.000. Nosotros siempre hemos sido una marca que hasta hace cuatro o cinco años estábamos muy identificados con la carretera, de donde procedían la mayoría de nuestras ventas. Pero en los últimos cuatro o cinco años hemos tenido crecimientos importantes, y han estado soportados por la bici de montaña. En estos momentos vendemos más montaña que carretera. Se nos identificaba mucho con el Cross Country, con la Alma, pero una tercera parte de nuestras ventas provienen de las bicis de doble suspensión, lo que nos hace mucha ilusión.

“ORBEA YA VENDE MÁS BICIS DE MONTAÑA QUE DE CARRETERA”

¿Puedes explicar un poco más esta ecuación entre carretera y montaña?

Por ejemplo, en el 2015 crecimos un 9% más que en 2014 en montaña, y era casi un 25% de nuestras ventas en 2013. Es un volumen significativamente superior al del carretera. Esperamos que también por poco tiempo, porque tenemos muchas esperanzas en el desarrollo de Orca y estamos en plena irrupción de los discos en la categoría de carretera. ¡A ver cómo funcionan!

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.