Francesc Solà era un chico como tú y como yo. Alguien a quien le apasionaba la bici de montaña. Una afición que le llevó a competir en descenso hace ya unos años. Sin embargo, una desgraciada caída en el tradicional DH de Sant Andreu le relegó a una silla de ruedas. Francesc, lejos conformarse con su situación, luchó por seguir implicado en el deporte. Compitió en triatlones adaptados con resultados excelentes y ahora parece haber vuelto al MTB. Bienvenido,

Josef Ajram – Cuéntale a la gente quien es Francesc.

Francesc Solà – Me llamo Francesc Solà, nací en Soria hace 28 años… desde pequeño ya empece a montar en bici, sobre todo de montaña. Cuando tenía mas o menos 11-12 años me empece a decantar por el mountain bike un poco más extremo. Con los amigos del pueblo nos montábamos nuestros circuitillos, saltos, rutas, y siempre estábamos sobre la bici… a partir de ahí empezó todo.

Años más tarde ya competía en algún descenso de la Copa Catalana junto con mi hermano y algunos de los amigos de siempre, cuando en 2008, en el descenso de Sant Andreu de la Barca, tuve un accidente donde me rompí cuatro vértebras y cuatro costillas con lesión medular, que no me permite andar. Después de meses de recuperación me compre una handbike y en 2010 empece a competir en triatlón ya a escala mundial.

J.A. – Qué te motiva a salir a entrenar cada día.

F.S. – A día de hoy he dejado el triatlón un poco de lado, después de 5 años compitiendo al máximo nivel necesitaba un pequeño paréntesis hasta que el cuerpo me pida otra vez volver a competir. Desde fuera los viajes, las carreras, las concentraciones son muy bonitos, pero es un deporte muy sacrificado y muy costoso, continuamente hay que estar buscando patrocinadores para poder costear las carreras si quieres estar al nivel que marcan las carreras en la élite mundial.

Este año compré una mountain bike adaptada y ahora estoy entre la mountain bike y también el Crossfit. Cada día me levanto a las 8 de la mañana y casi toda la mañana la paso en el box, ahora mismo superarme cada día es una buena motivación para mí, poco a poco. También hago salidas con la mountain bike y, aprovechando el verano y las pistas de esquí andorranas, también unas buenas bajadas. Cuando estaba en plena competición, la motivación tenía que ser constante para poder rendir y había que motivarse pensando en los grandes objetivos.

J.A. – ¿Cuál es tu siguiente objetivo? ¿Qué pauta aproximada de entrenamiento estás haciendo?

F.S. – Mi objetivo ahora es disfrutar de los entrenos y el deporte en general, ya que durante los pasados cinco años he tenido grandes objetivos como Campeonatos de Europa, Campeonatos del Mundo, World Series y el año pasado uno de los mayores objetivos y retos, que fue el Ironman de Lanzarote.

J.A. – ¿Qué disciplina de las que has hecho te cuesta más entrenar? ¿Cómo superas esa pereza?

F.S. – La carrera a pie, que nosotros la hacemos con la silla de atletismo, la postura es algo incómoda y es la disciplina más dura y técnica. Cuando uno está motivado y con ganas, siempre olvidas la pereza y sales a entrenar, ya sea pensando en tus objetivos o simplemente en marcarte un buen entreno. Todos tenemos días mejores y días peores, pero lo mejor también cuando tienes un día malo es subirte a la bici y olvidarte de todo lo demás.

J.A. – ¿Notas mayores riesgos al entrenar con la handbike?

F.S. – Con la handbike sí es verdad que somos menos visibles, es por eso que llevamos alguna bandera reflectante para que se nos vea bien, al final no sé si nos ven más a nosotros que a un ciclista convencional, incluso a veces se paran por curiosidad, también más de una vez me han hecho alguna foto con una mano en el volante y la otra al teléfono.

J.A. – ¿De qué retos de los conseguidos te sientes más orgulloso?

F.S. – De lo que más orgulloso estoy podría ser de los tres Campeonatos de Europa conseguidos (Irlanda, Pontevedra y Israel), un tercer puesto en un Mundial (Budapest) y, cómo no, el Ironman de Lanzarote, que eso fue una de las mayores y más duras experiencias de mi vida.

J.A. – ¿Qué sueño deportivo te falta por cumplir?

F.S. – Un objetivo deportivo por cumplir, que creo que debe de ser el de la gran mayoría de los triatletas o triatletas de larga distancia es el Ironman de Hawai. Aparte de eso, llegar a competir en unos Juegos Paralímpicos tiene que ser una experiencia única.

J.A. – ¿Con quién te gustaría hacer un entreno?

F.S. – Con los que me gustaría compartir entreno por suerte ya lo he hecho, ya sea en concentraciones como Lanzarote, donde he pasado unos cuantos inviernos entre Club la Santa y Sands Beach, aprovechando las buenas temperaturas de la isla, en Calella e incluso en Sierra Nevada. He podido compartir entrenos con genios como Iván Raña, Javi Gómez Noya, Eneko Llanos… también compartir piscina en La Santa con Jonny Brownlee. Y del mundo del mountain bike, unas bajaditas con la leyenda Steve Peat sería la hostia, aunque a mi ritmo, no al suyo… je, je, je.

Una Respuesta

  1. rafel

    el articulo esta bien hecho y es muy emotivo,pero una simple letra puede desvirtuarlo,Francesc es de SURIA no de Soria,a cada cual lo suyo,gracias por su atencion

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.