FUE EN LA ANDALUCÍA BIKE RACE (ABR) CUANDO MI GRAN AMIGO IBON ZUGASTI ME PRESENTÓ A JOSEBA LEÓN. En aquel momento me contó que nadie controlaba mejor la bicicleta que Joseba, además de ser un tipo muy particular; no usaba apenas Internet, ha trabajado toda la vida de bici mensajero, era un loco del ciclocross y, para rematar, había realizado viajes en bicicleta por diferentes localizaciones de Sudamérica, además de ser uno de los pioneros del mountain bike en España.

Con semejante introducción, no me he podido resistir a entrevistarlo para esta sección. Con vosotros, el ilustre Joseba León. Natural de Trápaga, muy cerca de Bilbao y que con 38 años es uno de los personajes más particulares y apasionados por la bici que conocemos.

Cuéntanos, Joseba. ¿Cómo era el mountain bike en 1992, cuando tú empezaste?

A grandes rasgos, el espíritu era muy parecido al actual. La diferencia más abismal era el número de practicantes. En aquella época había muy poca gente que andábamos por el monte y, evidentemente, el material no tenía nada que ver con el actual.

Comenzaste trabajando de bici mensajero, ¿por qué?

La bicicleta es mi pasión, un elemento que me ha aportado
extraordinaria felicidad. Un elemento con el que me habría encantado estar vinculado profesionalmente, pero mi calidad como ciclista no me ha permitido llegar a equipos profesionales. Por ese motivo, decidí estar unos años de mi vida trabajando de bici mensajero para estar siempre vinculado al ciclismo, incluso trabajando.

También has competido en carretera en Sudamérica. ¿Qué destacarías de esa experiencia?

Las carreras allí son una locura, aunque agradables para mí. A pesar de sus escasos recursos, te hacen sentir un auténtico pro. Estuve un año corriendo allí y fue fantástico. Son carreras en las que todo puede pasar. Hay mal asfalto, cruzas pueblos donde hay de todo en la carretera, siempre hay que estar muy atento. El asfalto es tan malo que se requiere de una habilidad especial. A mí se me daban especialmente bien estas carreras, porque siempre he tenido ese plus de técnica respecto al ciclista 100 % de carretera.

Pero tu gran pasión es el ciclocross…

Efectivamente. Para mí es la esencia de la bici, es, en mi opinión, incluso más completo que el mountain bike. Me encanta el ambiente que hay en las carreras y lo a gusto que vas a competir. Personalmente creo que el mountain bike debería ser más aventura y el ciclocross más la esencia de competición del circuito puro y duro. De todos modos, los circuitos actuales de ciclocross son tan completos que veo similitudes con el enduro, pues requiere ser un ciclista muy completo para ser competitivo en la disciplina.

¿Y qué opinas de las pruebas maratón? ¿Que por ejemplo acudan 600 participantes a la Titan Desert?

Me parece increíble y me alegro. A la que tenga dinero ahorrado me apunto sin dudarlo, pues me parece una aventura espectacular. Para mí, este tipo de carreras son la esencia del mountain bike, pues pienso que profesionalizar la práctica del deporte es un error, hay que popularizarlo más.

¿Qué opinión te merece la evolución del material?

Dejando claro que me fascina cómo evoluciona todo, también me sorprende la capacidad que tiene la industria de la bici de manejarnos. Me parece muy curioso y positivo el efecto ilusión que consiguen trasmitir al consumidor final, pero también me parece excesivo el nivel de precios impuesto. Yo tengo un cuadro de aluminio y, haciendo los ajustes adecuados, consigo tener una bici muy competitiva y fiable, con un precio sorprendentemente ajustado.

¿Qué te apetece hacer con la bici en un futuro?

Simplemente disfrutar de ella con mis amigos. Pienso que la etapa de hacer viajes largos ya me ha pasado y ahora quiero cosas más cercanas. Me ilusiona muchísimo la carrera que organizo, la Bilbao Extrem. Una carrera de mountain bike muy salvaje, donde todo puede pasar, una auténtica aventura que he concebido bajo mi punto de vista de entender este deporte.

¿Qué mensaje darías a nuestros lectores?

Ante todo que se lo pasen bien con sus bicis. Que disfruten del entorno por el que transitan y que no se olviden de lo privilegiados que somos por poder hacer lo que nos gusta.

Joseba León

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.