A pesar de que la historia de Shimano va ligada a una larga tradición familiar desde que el padre Shozaburo Shimano fundara la empresa en 1921, la figura de Keizo Shimano va ligada a algunos de los cambios más importantes en la trayectoria del gigante nipón. Vicepresidente ejecutivo desde 1970 y presidente de la empresa a partir de 1992, Keizo vivió en sus carnes el nacimiento del mountain bike y posiblemente a él le debemos esos famosos cambios con tacto de mantequilla que todos adoramos.

Keizo fue una persona que siempre se cuestionó el estado de las cosas, que estaba continuamente innovando y preguntándose qué se podía mejorar en cada producto que desarrollaba, y con un fuerte espíritu competitivo tanto en los deportes como en los negocios que le hacía cuestionarse el status quo vigente. Deportista de élite desde joven, ello le ayudó a basar el desarrollo del producto en el feedback que obtenía de sus atletas y que aplicaba a sus conocimientos de ingeniería mecánica para adaptarse a los nuevos requerimientos del nuevo deporte que estaba naciendo. Mientras otras marcas vieron el nacimiento como una moda pasajera, Keizo apostó fuerte por el mountain bike junto con su hermano Yoshizo, y así vieron la luz las primeras series Deore, con input de riders del momento como Tom Ritchey, Joe Murray o Gary Fisher.

Así pues, al frente de este equipo de riders e ingenieros, Keizo supo encauzar una visión del mountain bike liderada por los propios riders, en los que confiaba plenamente, y que se acabó plasmando en productos sin los cuales nuestro deporte actual sería diferente. En 1982 apareció el Deore XT, y en breve surgieron innovaciones como el SIS, el Hyperglide, los cambios STI o también su concepto de los pedales automáticos y zapatillas SPD, donde Keizo puso todo su talento. Revolucionó el sector consiguiendo crear un sistema de zapatillas de ciclismo con el que fuera fácil caminar. Se comenta que cuando creaban un nuevo modelo, se le podía ver por la fábrica todo el día caminando con sus zapatillas SPD para comprobar su comodidad, y es que Keizo fue un espíritu inconformista dentro de la sumisa cultura nipona, que cuestionó todo lo establecido, no aceptó un “no se puede” por respuesta y que hizo avanzar Shimano exponencialmente hasta el lugar de liderazgo que ahora ocupa.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.