Horst Leitner es el inventor del archiconocido sistema de suspensión Horst Link y, por tanto, el padre de una de las cinemáticas más populares en las bicis de doble suspensión aún hoy en día. Horst Leitner nació en Austria, y se inició bien pronto en el deporte del motocross, especialmente durante los años 60, cuando cosechó algunas victorias como profesional. A mediados de los 60, Horst abrió un concesionario de Puch en su país, mientras colaboraba de ingeniero en proyectos independientes con marcas como Mercedes-Benz y Puch.

Ya en los años 70, Horst Leitner decidió emigrar a EE.UU., y allí es donde desarrolló su primer producto revolucionario, el Anti Tension Kettenantrieb, un sistema para cinemática de las motos de cross que pretendía eliminar la influencia del par del motor y de la tensión de la cadena sobre el comportamiento de la propia moto. El invento fue un éxito, y de la mano de alianzas con Puch, KTM y Rotax, lanzaron la marca de motos ATK, una revolución en su época y que le hicieron ganarse un nombre en la industria.

Sin motor

Pero Horst dirigió pronto su mirada hacia el entonces emergente mundo del mountain bike, donde el margen de innovación era enorme. Paul turner acababa de presentar la RockShox RS1, una horquilla revolucionaria en la época, y que Horst intentó superar con su extravagante (y avanzada a su época) AMP F1, que aunque hacía gala de innovaciones importantes e incluso de la utilización de la fibra de carbono, no llegó a cuajar en el mercado. No frenado por el fracaso de este producto, Leitner enfocó su esfuerzo hacia las suspensiones traseras de la bici, y en cierta manera intentó traspasar el concepto del Anti Tension Kettenantrieb a la mountain bike.

El denominado Horst Link era un sistema que introducía de forma muy inteligente y sencilla un nuevo pivote en los esquemas de suspensión de la época, al contrarrestar de forma bastante efectiva las fuerzas parásitas que la cadena ejerce sobre el funcionamiento de la suspensión con el movimiento de pedaleo del ciclista. El sistema fue todo un éxito, hasta el punto de que multitud de marcas intentaron copiar descaradamente el concepto, a pesar de estar patentado debidamente. Horst Leitner decidió vender su patente a la marca Specialized, que ha sido la gran propulsora del sistema desde hace muchos años, y el resto de la historia ya lo conocéis… de hecho, hay muchas posibilidades estadísticas de que si vuestra mountain bike es de doble suspensión, incorpore un sistema de suspensión Horst Link.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.