Aaron Gwin demostró este domingo en Leogang que se encuentra en un momento de forma espectacular. El rider californiano se impuso en la tercera prueba de la Copa del Mundo de DH y lo hizo de forma épica y ante el asombro de todos.

Gwin rompió su cadena poco antes de empezar la bajada definitiva, pero gracias a su telento, paciencia y buen hacer, sumado al hecho de que se trata de un circuito donde el pedaleo no es tan importante, pudo ejecutar un descenso casi perfecto y llevarse la victoria para casa.

En el vídeo que tenéis en este post podéis ver la última y definitiva bajada del estadounidense en territorio austriaco. Ni él mismo se lo creía al cruzar la línea de meta. ¡No os lo perdáis!

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.