Lo que comenzó siendo una idea espontánea en una tarde de oficina acabó convirtiéndose en toda una experiencia de campo y un ejercicio de contacto en primera persona con nuestros lectores. Nos referimos a la jornada de test que hace unas semanas organizamos con un reducido número de lectores, una sesión de pruebas. En esta ocasión, no probamos bicis convencionales, sino dos Lapierre Zesty TR 529, una con suspensión electrónica ei:Shock y otra sin ella. El objetivo era poder contrastar las diferencias que existen cuando se utiliza una suspensión que se regula electrónica y automáticamente y otra que debemos regular nosotros según el terreno y el comportamiento que esperemos de la bici.

Fotos: Looker Photography

¿Con quién mejor que con vosotros?

Esta prueba no hubiera sido lo mismo si no hubiéramos contado con la presencia de seis de vosotros. Seis lectores seleccionados a través de las redes sociales y que vinieron a probar y darnos su opinión sobre las Zesty y el revolucionario sistema ei:Shock. No hubiera sido lo mismo para empezar, porque siempre nos resulta muy gratificante y revelador tener el feedback del usuario de la calle. A veces, con tantos test de bicis a nuestras espaldas llegas a perder un poco el horizonte de las cosas, y el lector está, sin duda, menos condicionado y saturado. Por otro lado, fue genial abrir las puertas de la revista a un grupo de lectores tan reducido, de los que aprendes gustos, preferencias, escuchas por qué tipo de recorrido montan, etc.

Lapierre

Con los seis hicimos un circuito de apenas 5 km pero con casi 200m de desnivel, con una bici y luego con la otra, para poder comparar entre los dos modelos, sensaciones y comportamiento. Un técnico de Lapierre especializado en el sistema ei:Shock se encargó de ajustar las bicis al detalle para cada probador. El resultado, las opiniones de los lectores, de gente como tú y como nosotros, lo tienes a continuación.

El ei:Shock decide por ti
Aunque el concepto de suspensiones electrónicas puedas sonarte a lenguaje indescifrable, este sistema permite que te olvides de los ajustes sobre la marcha y centrarte en pedalear. A partir de unos reglajes sencillos (ajuste de SAG y elección de entre 5 niveles de sensibilidad) el sistema se adapta a cada momento de la salida para ofrecer siempre el mejor rendimiento. Adquiere firmeza al pedalear y se vuelve sensible cuando dejas de hacerlo. En función del impacto que recibe el acelerómetro del sistema, el ei:shock decide si el amortiguador tiene que abrirse o si es necesario únicametne un control medio del hidráulico. Solo pasan 0,1 segundos desde la recepción del impacto y la respuesta del amortiguador. El sistema por tanto, decide por ti cual es la mejor configuración para cada momento.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.