¿Trucos para participar en una prueba maratón y no morir en el intento? Aquí te explicamos los mejores.

Afrontar un reto como una prueba maratón supone, como todos sabemos, tener que dar la talla física y mentalmente en una prueba donde pasaremos muchas horas sobre la bici. En ocasiones, si la carrera es por etapas, incluso varios días seguidos. Es evidente que este tipo de pruebas requieren, desde el punto de vista del entrenamiento, una preparación física específica.

Los requerimientos energéticos, los niveles de fuerza y las intensidades, por ejemplo, son notablemente diferentes a los de pruebas más cortas. Pero más allá de la preparación previa, existen pautas de comportamiento sobre la bici que nos facilitan un óptimo rendimiento sobre ella el día D y la hora H, para así poder sacar lo mejor de nosotros mismos.

Con 5 trucos basta

Así de sencillo, con que prestes atención a 5 puntos concretos que te detallamos en este artículo, tendrás gran parte del éxito asegurada en el sentido de no tener complicaciones o desfallecimientos, a veces, comunes en este tipo de pruebas, precisamente, por no tener las precauciones de las que os vamos a hablar.

Estos aspectos claves giran en torno a la alimentación en marcha, el posicionamiento y el confort sobre la bici, la gestión del esfuerzo controlando la intensidad, la elección de los desarrollos de tu bici y, por último, cuidados especiales en tu cuerpo. Todos estos aspectos están orientados a que tu organismo tenga siempre energía disponible, no se lesione y no acumule excesiva fatiga.

Con estos tres objetivos conseguidos, ningún biker tiene nada que temer ante una prueba maratón. Irá más o menos rápido en función de su nivel de forma, pero no tendrá el más mínimo problema, salvo accidente, por concluirla con una mínima base de trabajo físico previo.

Mayor riesgo

Descuidar algunos de estos detalles importantes puede ponernos en situaciones de riesgo fisiológico, peligrosas para nuestra salud, especialmente cuando estamos en pruebas de larga duración. El hecho es que podemos sufrir una hipoglucemia a muchos kilómetros u horas de meta, una deshidratación en la que el siguiente avituallamiento no está hasta 50 km o un dolor de rodilla que, tras horas de sufrimiento, puede desencadenar en una tendinitis severa.

Por ese motivo, aunque las recomendaciones que aportamos en este artículo te puedan parecer básicas, entrañan más importancia de la que pudieras imaginar. Por tanto, no descuides ningún detalle cuando hagas este tipo de pruebas. Planifica lo que vas a hacer sobre la bici, la alimentación, los ritmos, el material, etc. Diseña un guión y llévalo a cabo el día de la prueba. Nunca planificar te habrá resultado tan útil.

A continuación las 5 claves.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.