El contacto de Leigh Donovan con las ruedas empezó a edad muy temprana, cuando a los 11 años le regalaron una bici de BMX, y pronto comenzó a entrenar y competir en la pista de Orange, su ciudad natal en el sur de California. Durante su juventud, Leigh se impuso en multitud de carreras de BMX, y ganó múltiples campeonatos nacionales en Estados Unidos, incluso se hizo con un Campeonato del Mundo.

Todo este palmarés sobre ruedas pequeñas le valieron ser nominada para el BMX Hall of Fame en 2013. Pero todo cambió cuando Leigh Donovan tenía 20 años y los chicos de la marca Haro Bikes decidieron cederle una mountain bike, a sabiendas de sus resultados y de que podría hacer grandes cosas en el recién creado deporte. Su primera carrera de mountain bike fue en Mammoth en 1992, y ya entonces consiguió desbancar a la popular Missy Giove, la referencia del deporte en ese momento en categoría femenina. A partir de entonces su carrera despegó mediáticamente y en cuanto a sponsors, al pasar por el famoso equipo de descenso Iron Horse, el más fuerte en aquella época, y consolidarse con el contrato que le ofreció Mongoose junto a su compañero de equipo Brian Lopes, a mediados de 1995.

Dulce retirada (a medias)

Con un saco de trofeos extenso, con 9 Campeonatos de Estados Unidos, el Campeonato del Mundo de 1995 y la World Cup de Dual en 2001, entre otros, Leigh se retiró oficialmente de la competición en el año 2001, con una medalla de bronce en los campeonatos de Vail, Colorado. A partir de ahí, pasó de corredora a empresaria, al crear una compañía de ropa de diseño y alta costura junto con unas amigas de la infancia. Pero la espina de los pódiums seguía corriendo por sus venas.

Después de haber sido madre y no haber entrenado en serio durante años, decidió que quería participar, con 39 años, en los Campeonatos del Mundo de MTB que se celebraban en Mt Saint Anne en 2010, así que entrenó duro y consiguió reunir suficientes puntos para ganarse un puesto en el equipo oficial de EE.UU. Allí se hizo, tras una gran carrera, con un increíble octavo puesto y fue la primera rider americana.

Después de aquel éxito, especialmente en cuanto a superación personal, decidió enfocar todos sus esfuerzos en su nuevo proyecto www.ichoosebikes.com, una web dedicada a promocionar el mountain bike entre las mujeres, a través de cursos, encuentros y siendo una embajadora del ciclismo femenino. Desde luego, su lugar en el Mountain Bike Hall of Fame es totalmente merecido, con el gran esfuerzo que realiza para potenciar que las mujeres se animen a montar más en bici y mejorar sus vidas, algo que consigue con su gran personalidad, siempre sonriente y dispuesta a ayudar a todo el mundo.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.