Tal como has podido ver en el número 285 de Solo Bici, Josh Bryceland es un tipo fuera de serie. Un descender que ha evolucionado a pasos agigantados, siempre bajo la tutela de dos referentes como son Steve Peat y Greg Minnaar, que le ha permitido ser campeón de la Copa del Mundo y que sino llega a ser por la dura recepción en los instantes finales del Mundial ahora también sería el vigente campeón del mundo.

Pero, más allá de su calidad y de su capacidad de aprendizaje, hemos hablado con la team manager del team, Kathy Sessler, simpática, extrovertida y dedicado en cuerpo y alma a los suyos, para que nos desvele algunos de los secretos que hacen a ‘Rat Boy’ un fenómeno.

Los 10 secretos de su éxito

1. Josh es una persona extraordinaria, un campeón increíble. Un joven equilibrado y feliz y muy divertido. Su llegada al team Syndicate no gustó mucho a Greg, pero Steve lo acogió bajo su tutela

2. Se incorporó al equipo en 2008, con tan sólo 17 años. La primera vez que Kathy tuvo conocimiento de él fue gracias a Rob Roskopp, fundador de Santa Cruz. Él estaba en su oficina y le enseñó un vídeo de Josh yendo en bici por los bosques de Reino Unido. Les maravilló su habilidad. Tanto que el propio fundador de santa Cruz dijo que había que ayudarle, que era el futuro del DH.

3. Kathy ha sido y es como una madre para Josh. Hubo un detalle que acabó de convencer a Kathy, más allá de su habilidad sobre la bici: el baile que se marcó en un bar de Schladming (Austria) tras una carrera. Los movimientos que se marcó forman parte de la historia del team Syndicate.

4. La clave en la mejora del rendimiento de Josh está en su mejora de la psicología aplicada al deporte y a su fortaleza mental, ya que la clase y la técnica para ir rápido y bien en bici siempre la ha tenido. Se apunta a la carrera de Moints Sainte Anne como la clave del cambio de chip. Hasta entonces, si hacía segundo no se mostraba descontento, pero con la última segunda posición en Canadá se molestó bastante, sinónimo de que ya tenía mentalidad de campeón y sólo le importaba una cosa: ganar.

5. Otra de sus principales virtudes es la forma que tiene de entender y ver la vida. Tiene un temperamento relajado y sabe encajar a su estilo lo que va deparando la vida, como su última lesión. No se preocupa mucho de las cosas, tampoco conoce la palabras estrés; es su forma de ser. Es un joven que se sabe con suerte, feliz, que mira hacia el futuro y que no echa la vista nunca atrás.

6. Si hay una palabra que pudiera definirlo, ésta sería la de equilibrio.

7. Josh prepara las carreras a nivel mental de una forma muy especial. No te extrañe si te pasas por la carpa del equipo y antes de la carrera lo ves haciendo una siesta, es su forma de relajarse. Y si lo ves con esos calcetines blancos que lleva en las carreras no es que se los haya dejado sin querer, son sus calcetines de la suerte en las carreras.

8. No sabemos si todos los estómagos pueden soportar esta combinación de sólidos y líquidos, pero antes de los grandes días de competición, y siempre que puede, Josh se come un buen plato de avena, con yogurt, frutas y Nutella; todo  mezclado. Y, para bajarlo, agua caliente con limón.

9. Cuesta verlo enfadado, no va con él, pero en su llegada al equipo no lo tuvo fácil. Greg Minnaar no lo trataba especialmente bien. Lo veía como un niño pequeño y esta actitud enloquecía a Josh. Para que las cosas no fueran a mayores, y para que viera la botella siempre llena, Kathy habló largo y tendido con él, y le dijo que tenía que verlo como un estímulo para progresar y superarlo. Los resultados ahí están.

10. Además, Josh Bryceland es cariñoso y generoso.

Una suma de secretos a los que sumaríamos…, lógicamente, como ya suponéis, la de la fuerza que le transmite su pelo.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.