El concepto Brain surgió en 2002 como una de las grandes novedades de Specialized en relación a los amortiguadores. Aplicado en modelos como la Stumpjumper o las Epic, este sistema está basado en el funcionamiento de una válvula de inercia que se mantiene cerrada impidiendo el paso de aceite en el interior de un circuito cerrado conectado a nuestro amortiguador. De esta forma, mantiene siempre bloqueada la suspensión de la bicicleta.

Para este 2016, Specialized ha aplicado por primera vez su Brain en la Camber, la mítica trial de la firma californiana. Nosotros tuvimos el placer de experimentarlo recientemente en la S-Works Camber FSR 29, y hoy os explicamos las ventajas y los inconvenientes de aplicar dicha tecnología en una bici trail.

0005 2015-11-11 solobici sp
PROS

– Capacidad escaladora

El menor hundimiento de la suspensión convierte sin duda esta bici en una de las mejores escaladoras de su categoría. Especialmente en terrenos rotos o bacheados.

– Mayor velocidad

Con su excelente eficiencia de pedaleo, la bici se mantiene más firme ante el pedaleo y aceleraciones de manera más inmediata. Corre y devora kilómetros con mayor facilidad que antes.

CONTRAS

– Menos flow

Con el Brain activo, aunque sea a partir del punto de SAG, la bici pierde algo de sensibilidad en baches drops de cierta entidad respecto a las versiones sin Brain.

– Más complejidad mecánica

Algo más de peso y complejidad se añade a la Camber con el Brain. Esta tecnología requiere de cierto mantenimiento, aumenta el riesgo de problemas con los retenes, por ejemplo, aunque para los que aprecien sus prestaciones, este aspecto puede quedar sobradamente compensado.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.