Hay quien las utiliza en verano, bien porque no soporta el calor bien porque se ha enganchado a las salidas nocturnas, pero ahora, con los días más cortos de luz, las salidas por la noche están más en la agenda de todos nosotros. La iluminación es obligada, pero surge una duda que todos nos hemos planteado alguna vez: ¿dónde colocamos las luces, en el manillar o en el casco? Hoy repasamos los pros y contra de cada una de las dos opciones.

EN EL MANILLAR

Pros:

-Iluminación estable, orientada en el sentido de la marcha.

-Fácil anclaje al manillar.

-Buen acceso para cambio de potencia lumínica, controlar la carga de la batería…

-Solo en caso de caída la luz está expuesta.

-Varias posiciones para la batería (encima o debajo de la potencia, sobre el cuadro)

Contras:

-Pocos, si anclas al cuadro la batería, es fácil que se mueva

-Con uso continuado, marcas de los anclajes en cuadro de potencia o manillar

EN EL CASCO

Pros:

-Iluminación orientada allí donde miramos

-Ideal como complemento a la luz del manillar

Contras:

-Con el peso extra, el casco se moverá más, sobre todo si también ponemos la batería

-Queda muy expuesta a golpes de ramas

-En verano, en zonas con mosquitos, estos te vendrán a la cara

-Ubicación de la batería, complicada en el maillot, mejor si usas Camelbak o similar

-Complicado acceso a nivel de batería o cambio de potencia de luz

-Con guantes cortos es fácil quemarse al tocar los botones de potencia.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.