En los últimos años la Cape Epic, probablemente la prueba por etapas más prestigiosa del mundo, ha ido incorporando medidas para igualar la competición masculina a la femenina. Si en 2012 la prueba surafricana pasó a ser puntuable para la UCI en categoría femenina y en 2014 se igualaron los premios con la categoría masculina, para la edición de 2016 se están preparando nuevas medidas que contribuyan a una mayor igualdad.

La más relevante de todas ellas es que para la próxima edición hombres y mujeres no saldrán a la vez desde la parrilla, sino que las féminas lo harán más tarde. Según anuncia la organización en un comunicado, “el objetivo es crear un ambiente de carreras justo”. Pero esta no es el único cambio que se incorporará el año que viene, además se ha modificado la normativa de los logos, con lo que ahora no será obligatorio que una mujer use los mismo logotipos de patrocinadores que su compañera de equipo. De esta manera se evita que, como ya había pasado anteriormente, que no puedan participar juntas ciclistas de equipos comerciales distintos.

Estas medidas han sido muy bien recibidas por las ciclistas porfesionales que ven como poco a poco se les tiene más en cuenta a la hora de diseñar la competición. Ese es el caso por ejemplo de la veterana Gunn-Rita Dahle Flesjå, que cosidera que se trata de una gran noticia para el ciclismo en general. Empezar en parrillas independientes tiene un significado simbólico importante para todas las mujeres, y es un claro mensaje de que el deporte debe jugar limpio en todo momento”.

La noticia también ha sido celebrada por la vencedora en las dos últimas ediciones de la Cape Epic, la suiza Ariane Kleinhans. “Es una gran noticia que la Cape Epic esté siempre abierta a las peticiones y las recomendaciones de los participantes para que sea una carrera más competitiva e interesante para las mujeres”.

 

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.