La mayoría de nosotros tenemos la percepción de que para que una bici funcione debe ser de una marca extranjera y disponer de un presupuesto elevado. Sin embargo, desde hace tiempo, Mondraker se ha empeñado en demostrar que estas dos premisas no se tienen por qué cumplir y, una vez más, nos presentan una bicicleta de cross country que ofrece mucho por muy poco.

Familia Finalist


La serie Finalist está compuesta por seis bicicletas; tres con rueda de diámetro 29” y otras tres con 27,5”. Todas ellas montadas sobre un mismo cuadro de aluminio 6061 conificado, se distinguen por los diferentes componentes utilizados que completan las bicicletas más asequibles de la gama XC Pro. Dentro de esta serie, el modelo que hemos probado es la opción que mejor se adapta a los presupuestos más modestos.

Así es la Finalist 27,5

 

Acostumbrados a probar bicicletas de alta gama, la Mondraker Finalist 27,5 nos ha sorprendido incluso antes de subirnos a ella, con un montaje coherente y equilibrado. Nada desentona sobre el resto y todos los elementos están muy cuidados. El cuadro de aluminio Xtralite 6061 triple conificado para reducir peso sin perder rigidez y durabilidad, aunque no proporcione la absorción de uno de carbono, tiene una geometría muy acertada; con un tubo horizontal largo para mayor estabilidad y control, pedalier bajo que brinda seguridad en las bajadas, vainas cortas para mayor tracción y una dirección tranquila que facilita mucho la conducción.

Lo que no entendemos es la razón por la que no nos ofrece la opción para colocar un segundo portabidón, la ausencia del protector de vaina para evitar dañar el cuadro con el golpeo de la cadena o por qué la funda del freno trasero es totalmente exterior y atraviesa todo el tubo diagonal cuando los cables del cambio y del desviador son internos. Las robustas ruedas MDK-XP1 TLR de 27,5” fabricados en aluminio y 32 radios con las polivalentes cubiertas Kenda Honey Badger 2.05 preparadas para tubelizar se encargan de convertir la bici en divertida, ágil y manejable, sobre todo en terrenos revirados o en los que se enlazan cortas subidas y bajadas.

La horquilla RockShox XC30 TK, personalizada con los colores del cuadro y control de bloqueo en el manillar, tiene un buen funcionamiento, pero sus barras plateadas delatan que estamos ante una suspensión que ronda los dos kilos de peso. La transmisión es un 2x10v de SRAM (incluida la cadena); destaca un cambio trasero X9 que, con un desviador y mandos Trigger X5, forman un conjunto que no nos ha dado ningún problema. Eso sí, las bielas de 170 mm nos parecen demasiado cortas para una talla M.

La excelente relación calidad-precio de los frenos Shimano M396 con discos de 160 mm tanto delante como detrás se ha corroborado con un frenado suave, preciso y silencioso. La tija de sillín, el manillar y la potencia Onoff tienen muy buenos acabados y son relativamente ligeros y fiables. El sillín fabricado por Essax está personalizado, tiene una estética racing, es estilizado y cómodo. Los puños de goma tienen un tacto agradable, pero quizás les falte un poco más de grosor para una mayor absorción.

Para quién es

 

Como os hemos adelantado al principio, con una geometría muy acertada idéntica a los modelos de gama superior construidos en carbono de Mondraker, como es el Chrono Pro SL 27’5, la Finalist 27,5 es una bicicleta pensada para afrontar con garantías tus primeras salidas divirtiéndote con cambios de ritmo y aceleraciones e iniciarte en las sensaciones deportivas. Tiene el culo inquieto, y se siente especialmente cómoda en senderos revirados y subidas empinadas, al reaccionar a las mil maravillas en aceleraciones y movimientos bruscos. Por el contrario, su punto débil son las pistas de pedaleo constante y bajadas con grandes escalones o a velocidades altas.

Evidentemente, con más peso (aunque el hecho de que no sea una 29” la convierte en más ligera) y unas prestaciones algo inferiores que bicicletas mucho más caras, desembolsando menos dinero que en unas buenas ruedas, tenemos a nuestro alcance una bicicleta capaz de soportar tus primeros retos con unas prestaciones más que suficientes. Así que, si acabas de aterrizar en el fantástico mundo de las dos ruedas, te tocará entrenar duro y empezar a devorar kilómetros para jubilarla.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.