Ned Overend es uno de los pioneros más conocidos de la historia del mountain bike. Mucha gente conoce su apodo The Lung (el Pulmón) o Deadly Neadly, el primer campeón del mundo de mountain bike de la UCI, de varias Copas del Mundo, y un rider que, a sus casi 60 años, sigue compitiendo en eventos importantes en los que les saca los colores a jóvenes atletas a los que dobla (o triplica) la edad.

Lo que mucha gente desconoce es que Ned se convirtió en mountain biker por casualidad. El joven Overend, nacido en Taiwán, hijo de diplomáticos americanos, viajó por todo el mundo con su familia, y comenzó su carrera deportiva como corredor a pie en California, concretamente en la especialidad que aquí llamamos cross o campo a través, y ya en 1976 se proclamó vencedor en importantes pruebas nacionales e interestatales. A partir de ese momento, y gracias a la influencia de su amigo Bob Babbitt, Ned se metió de lleno en el mundo del Triatlón (como una excusa para ir a Hawái , como le gusta recordar a él…) consiguiendo muy buenos resultados, y comenzando a vislumbrar su calidad como atleta de resistencia y larga distancia.

Punto de inflexión

Pero el momento clave en su carrera se produce cuando su muda a Durango, Colorado, en 1985, con la idea de entrenar en bici de carretera y escalar, pero fue entonces cuando se topa con las primeras mountain bikes que empezaban a llegar en la tienda donde entonces trabajaba como mecánico. Fue la ocasión perfecta para mezclar sus capacidades deportivas y de escalador nato, su finura de conducción heredada de sus años de motocross y sus conocimientos mecánicos. La Leyenda comenzaba: en 1986 ya se hace con los Campeonatos Nacionales de la NORBA en EE.UU, y en 1987 Ned “explota” como atleta, venciendo en la NORBA de EE.UU de nuevo, los Campeonatos de Europa y los Campeonatos de Mundo NORBA en sus 2 categorías.

Pero posiblemente una de las fotos más rememoradas es la de Ned Overend con el primer jersey arco iris de Campeón del Mundo UCI de MTB, que consiguió en 1990 en su propio pueblo de Durango, y que no hizo más que lanzar su carrera deportiva. Carrera que aún sigue en marcha hoy, de forma amateur y combinada con su papel de capitán del equipo Specialized de cross-country y de consejero de desarrollo de producto en la compañía de Mike Sinyard, que le lleva apoyando desde 1987.

Pero al margen de sus resultados deportivos, a Ned Overend se le respeta por la gran persona que es. Humilde con sus victorias y respetuoso con sus rivales, Ned habla con un tono suave pero seguro, desde la perspectiva que le ofrece toda su extensa carrera, que no sólo se basa en sus medallas, sino en los logros personales conseguidos y en las miles de anécdotas que atesora en su atlético cuerpo, fino como el alambre pero fuerte como un martillo. Siempre con una honesta sonrisa a punto, Ned Overend es la definición clásica de “Campeón”.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.