E.T., o el Extraterrestre, es uno de los apodos más conocidos de Nicolas Vouilloz, excepcional downhiller francés, nacido en Niza, en 1976, y que se presenta con un palmarés ciclista difícilmente igualable. Dominador en el mundo del descenso durante la segunda mitad de los años 90 e inicios de los 2000, su calidad ya venía de lejos, cuando ganó como júnior en tres ocasiones el Campeonato del Mundo de Descenso, en 1992, 1993 y 1994.

Intocable durante esos años, su paso a Élite no hizo más que confirmar su calidad, al coronarse campeón del mundo de los años 1995 a 1999 consecutivamente y también en las temporadas de 2001 y 2002. Todo ello sin contar con multitud de Copas del Mundo de Descenso, campeonatos de Europa y otros muchos títulos que descansan en el salón de su casa. Famosas son sus fotografías a bordo de sus primeras bicis Sunn con las que corrió en sus inicios, preparadas al máximo por un maniático de la perfección como él, fanático hasta el punto que llegó a crear su propia marca de bicicletas V-Process, antes de ser absorbido por la marca francesa Lapierre, donde actualmente ejerce de corredor y de asesor técnico (tantos años de victorias dan para mucho).

Más duro

Después de 11 años compitiendo al máximo nivel en el duro y competitivo mundo del DH, y lejos de retirarse a jugar al golf, a Nico le dio por correr rallys de coches, concretamente en los World Rally Championship de los años 2001, 2004, 2005 y 2007 con Renault y Skoda, y también en la categoría IRC de 2007 a 2011, donde cosechó, cómo no, muy buenos resultados y demostró que ¡su cabeza y sus reflejos van a 200 km por hora!

Hacia el año 2007, con la emergencia del enduro, Nicolas Vouilloz se centró en esta disciplina que también encaja perfectamente en su perfil, perdió unos cuantos kilos para poder rendir mejor en las largas etapas y lo pudimos ver muy en forma en muchas pruebas de las Enduro World Series, donde ha conseguido pódiums en diversas de sus paradas por todo el mundo y un primer puesto, así como en otras pruebas como el Super Enduro de San Remo o el Portes de Mercantour. Actualmente Nicolás sigue compitiendo, aunque está más centrado en el desarrollo e investigación junto a Lapierre, así como ayudando a nuevas promesas del enduro y DH de la casa a progresar, aunque les será difícil llegar al nivel de su profesor, llegado de otro planeta…

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.