La Transpyr es una de aquellas pruebas que a cualquier biker le gustaría protagonizar. A las puertas de su sexta edición, del 28 de junio al 4 de julio con salida en Roses-Camprodon y llegada en Roncesvalles-Hondarribia, entrevistamos a Oriol Sallent uno de sus principales impulsores y director de marketing del evento.

Solo Bici – ¿Cuál fue el origen de la Transpyr?

Oriol Sallent – Nace a raíz de las prácticas que realizó Francesc Sallent en la empresa que organizaba la Transpyr alemana. Nos pusimos sobre el tema en 2007 y la primera edición se celebró en 2010. Necesitamos este tiempo para una prueba que pasa por cuatro comunidades autónomas, 85 municipios, zonas protegidas…

S.B. – ¿Qué ha sido lo más dificultoso?

O.S. – Las administraciones. Los Pirineos transcurren por muchas poblaciones y al final cada territorio los acaba haciendo suyos. Nadie siente el Pirineo como suyo, y este es un evento difícil y duro. Hay gente que tiene mucho respeto y que no se atreve con la Transpyr. Son casi 100 km de media cada día, 2.800 m de desnivel, con secciones técnicas de mountain bike. El 80 % de los que empiezan acaban, pero tiene fama de ser demasiado difícil.

S.B. – ¿Qué novedades hay en esta edición de la Transpyr?

O.S. – Hemos conseguido cosas especiales, como llegar a la Ciudadela de Jaca, pasar por la playa de Hondarribia… unos cambios de recorrido que hacen de la Transpyr una experiencia más auténtica. También hemos trabajado mucho por el ciclismo femenino.

Atractiva para las bikers

S.B. – Es que el MTB femenino es muy relevante.

O.S. – Sí. Hasta ahora la presencia de chicas en la Transpyr era del 12 %, y la sensación es que les puede gustar mucho, por el trabajo de equipo, por los preciosos paisajes… Pensamos que igual les da miedo la dureza de nuestra prueba, pero les diríamos que hasta ahora todas las mujeres que la han empezado la han acabado.

S.B. – ¿Cuál sería el perfil del participante?

O.S. – Bikers que han participado ya en alguna prueba de dureza similar, como la Transalp, la Epic o la Ruta de los Conquistadores. Gente que es más aventurera que competitiva, por encima de los 35 años. Y un 15 % de los participantes repite.

S.B. – ¿Cómo animarías a quien duda en ir?

O.S. – Le diría que se atreviera, que vivirá una sensación única pasando por los paisajes diferentes de los Pirineos, entrando en las poblaciones que entramos, acabando en el mar… es una experiencia única en la que encontrará partes técnicas y un ambiente internacional.

S.B. – Y ¿lo más complicado?

O.S. – El tema psicológico. Siempre se dice que las piernas son lo más importante, pero cuando llevas tres etapas con tantos kilómetros es importante ser fuerte mentalmente. Si psicológicamente eres fuerte, la Transpyr no tiene secreto.

S.B. – Piensa que todavía soy reacio, cómo me convences de apuntarme.

O.S. – Es una prueba que nunca es igual, que siempre cuenta con paisajes diferentes, que siempre pasa y entra por pueblos distintos, por lugares tan bonitos como la Cerdanya, Hondarribia o la Ciudadela de Jaca, la emoción que sienten los participantes cuando ven el mar… hay quien se pone a llorar cuando ve el mar al final.

S.B. – ¿Tenéis pensada ya alguna novedad para la séptima edición?

O.S. – Pensábamos en separar ya la carretera y el mountain bike, pero no lo tenemos claro, y después la creación de la Transpyr Tours, para que se puedan realizar tramos de la prueba.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.