Si te encuentras en plena encrucijada contrastando opiniones, probadores y conocidos para saber si un solo plato se adaptará a tus necesidades, presta atención.

A FAVOR:

1- Simplicidad de la conducción

Nos hace la vida más fácil, más cómoda y más eficiente. Solo nos centramos en accionar un solo pulsador para gestionar el cambio. No hay duda de en qué plato estás y no perdemos tiempo en la transición más crítica, la de los platos.

2- Reducción de peso

Evidentemente es la elección de los adictos a las bicis ligeras, tan importante para disciplinas como el rally, maratón o enduro. Nos ahorramos uno o dos platos, un pulsador, el desviador y las fundas y cables pertinentes.

3- Sin relaciones redundantes

Si echamos un vistazo a las tablas de desarrollo y miramos las distintas combinaciones, veremos que en las transmisiones de doble y triple plato se generan duplicidades de desarrollo, innecesarias y ahora con el monoplato inexistentes.

4- ¿Salidas de cadena?

Gracias a la tecnología de los dientes X-Sync, los dientes son mucho más altos y no poseen estrías laterales (ya que no hay necesidad de cambiar). Durante todas las pruebas que hemos acumulado en ningún caso se ha salido la cadena y no se nos ha pasado por la cabeza montar un guiacadenas.

5- Menos pulsadores en el manillar

Muy ligado al primer punto, al poseer menos elementos en la transmisión, nuestro manillar queda mucho más limpio, con un cable y funda de menos y con más espacio para instalar, si se requiere, controles remotos.

EN CONTRA:

1- Menor rango de desarrollo

Evidentemente un solo plato no posee el amplio abanico de posibilidades de desarrollo que el de una biela con doble o triple plato. Para paliarlo debemos tener varios platos para montar (con el consiguiente engorro extra) para amoldarnos mejor al tipo de ruta o a las características de nuestra bici. Has de hilar fino y autoconocerte para encontrar el equilibrio perfecto entre la cadencia óptima para subir y un desarrollo generoso con el que no quedarte corto al bajar.

2- Mayor exigencia física

Por ello debemos atinar con la elección del plato según nuestro físico o tipo de terreno por el que nos movamos. El pecado más común es abusar de un plato demasiado grande que nos exija un pedaleo más atrancado, sin la cadencia que nos gustaría, con el consiguiente desgaste muscular.

 

6 Respuestas

  1. Angel

    Mi experiencia después de varias salidas es que el mono-plato no es para mi…
    Llevo 11-42 con plato 30.
    Llego mucho mas fatigado que con el 2×10 que tenia antes… me da la sensación que el pedaleo no es igual, aunque sea a la misma velocidad que con doble cuesta mas…
    Se me cargan las piernas, cosa que nunca me había pasado a pesar de hacer más km…

    Responder
  2. Pablo

    Tengo muuuuuuuuchas dudas. Quiero el monoplato, pero ¿y si luego no lo puedo mover? ¿Me como la transmisión? Pienso gastarme 6000 pavos y no me quisiera equivocar. ¿Allgipuien me diría que debo poner para que sea similar a mi triple? Me refiero a los extremos. Gracias.

    Responder
  3. sospechoso

    5 a favor 2 en contra esta claro , para el xc monoplato solo en marathon se puede hechar en falta dos.11.42 y 32 de plato a poco que estes entrenado subes rampas del 20% y te permite tener una cadencia correcta (80 por min) a 35 km/h,siempre que hablemos de una 29″de menos de 13kg.

    Responder
  4. Blacho

    Alguien podría comentarme que relaciones se tendría en un conjunto 1 x 11 plato 34T y piñon 11 – 40 ventajas y desventajas

    Responder
  5. juan ramon

    Leyendo el articulo no me saca de ninguna duda,lo que pone cualquier persona que monte en bike lo sabe,como no se profundice un poco mas se queda en nada,date una vuelta en la bike y sacas mas conclusiones anda !!!

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.