¿La alternativa a Shimano o GoPro? TomTom es un archiconocido gigante de la navegación que ahora nos presenta una cámara con la principal particularidad de que integra un servidor multimedia que nos permite editar los vídeos in itinere, es decir, sobre la marcha, sin necesidad de cables u ordenadores. Tan solo requerimos de nuestro teléfono y una sencilla aplicación muy intuitiva que se encarga de ofrecernos una conseguida edición automática.

¿Que cómo lo hace? Durante el trayecto va registrando (gracias a sus sensores de movimiento y GPS integrados) y seleccionando los momentos más destacados del trayecto en función de la velocidad, altitud, fuerza G o ritmo cardíaco. El resultado es sorprendente, realizamos una breve sacudida al teléfono (literal) y en breves instantes tenemos el vídeo editado y si lo deseamos listo para compartirlo en nuestras redes sociales.

Además, si queremos ser nosotros quienes seleccionamos los momentos álgidos de la grabación, tan solo debemos accionar el botón con el símbolo de la estrella o, en el caso de que adquiramos el pack premium, mediante el mando a distancia de muñeca. Pero eso no es todo, además le podemos añadir alguna canción que tengamos en el móvil o, con más detenimiento, integrar en la grabación los datos de velocidad o fuerza G, por ejemplo.

La otra gran ventaja de esta cámara es la total integración de sus elementos, todos en el propio cuerpo de la cámara, incluidos batería y el puerto de USB 3.0. Gracias a ello no necesitamos cargadores o engorrosos cables que nunca adivinamos dónde paran. Todo en uno, todo muy cómodo. La batería es de larga duración, sobre unas tres horas sin problemas, así que en rutas largas no vamos sufriendo por su prematuro consumo gracias a que entra en reposo siempre que no la utilizamos. La descarga de los vídeos la podemos realizar directamente sobre el ordenador o bien mediante Wi-Fi a nuestro móvil. A todo eso, la lente que viene instalada por defecto aguanta la lluvia y las inmersiones de hasta 1,5 metros. Esto último no lo hemos probado (no tuvimos la necesidad, la verdad), pero sí que la probamos bajo la lluvia. El hándicap no era la lente sino el efecto goteo en la pantalla, las salpicaduras y el vaho…

0000 IMG 9519
¿Para quién es?

Para bikers de todo tipo que busquen una cámara que les permita editar ipso facto sus aventuras y compartirlas en tiempo récord con sus amigos a través de sus redes. Es de gran utilidad para aquellos usuarios multidisciplinarios que tanto la montan en una moto, en una tabla de snow o haciendo barranquismo por su fisionomía y capacidad de giro del objetivo, que se adapta a todo tipo de condiciones.

¿Qué falta?

No le falta de nada, tan sólo puliríamos dos aspectos que creemos que mejorarían sus prestaciones. El primero es el peso. Al estar totalmente integrada y poseer una batería generosa hace que se deje notar más que otras cámaras de más pequeñas proporciones, en especial si la montamos en el casco. Y un segundo es su soporte para bici (el que viene de serie con la cámara ) es algo aparatoso y hace que la cámara al ponerla en el manillar quede algo alzada y expuesta en caso de caída. Aunque existe la posibilidad de utilizar la gama de soportes de GoPro. Para ello tan solo deberemos contar con un adaptador para poder anclar la cámara con total normalidad.

FICHA TÉCNICA

Precio 29 euros o bien 499 euros con el kit Premium que incluye mando a distancia, soporte para manillar, lente sumergible y soporte de sujeción de 360º.
Peso 192 gramos .
Tecnología Vídeo 1080/720 fps, modo cine hasta 4k/15 fps, foto a 16 Mp, time lapse, slow motion, WI-FI, Bluetooth Smart y conectividad USB 3.0.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.