Tras haberla probado durante apenas un par de días en nuestra primera toma de contacto en Alemania, ha llegado por fin el momento de probar a fondo la nueva Cannondale Habit y explicar con detenimiento su funcionamiento. Como ya sabréis, esta bici es la nueva trail de Cannondale y, a la postre, una de las principales novedades de la marca de cara a 2016. Una bicicleta que viene a sustituir a las ya jubiladas Rize de 120 y 140 mm y que se posiciona en uno de los segmentos más demandados del mercado, con un recorrido de 120 mm y toda la tecnología actual de Cannondale en cuanto a la fabricación de cuadros de carbono y aluminio de gama alta, pues existen versiones en ambos materiales, así como en suspensiones, en las que brilla con luz propia la todo poderosa Lefty 2.0 de 120 mm de recorrido.

0001 IMG 6002
Apuesta 27,5

Cannondale se sitúa con esta nueva Habit en la órbita de los fabricantes que están descartando las ruedas de 29’’ para todo aquello que no sea una bici de cross country. Un movimiento que, al margen de cualquier otro tipo de interpretación de mercado, hace que la apuesta de la marca sea clara por una bici trail en la que prime la capacidad de maniobra, la rapidez de reacciones y aceleración. En definitiva, una bici con un marcado perfil de diversión, algo que suscribimos totalmente a tenor de nuestras sensaciones sobre ella. La Habit nos parece una bici excepcionalmente manejable y divertida de conducir. Probablemente muchos factores en sus especificaciones contribuyen a ello, pero estamos convencidos de que el diámetro de sus ruedas tienen buena parte de culpa al facilitar aceleraciones y cambios de dirección más rápidos que con una rueda de 29’’.

Habit, por partes

Como decimos, no solo las ruedas, su diámetro, explican cómo se compota esta nueva Cannondale. El esfuerzo de la compañía por aplicar toda su tecnología en esta bici, creemos, se plasma en un resultado sobresaliente en términos globales.

Comencemos por la parte trasera de la bicicleta. Su rendimiento es realmente acertado, en nuestra opinión, para una bici trail como esta. En marcha, dibuja perfectamente el terreno cuando rodamos sobre superficies muy rotas con el amortiguador abierto, un RockShox Monarch Debon Air en nuestra versión Carbon 1 de test. Esta nueva generación de Monarch es la mejor en cuanto a sensibilidad que hemos probado hasta la fecha, sin duda. Toda esta sensibilidad, a pesar de que el triángulo trasero de la Habit no utiliza puntos de giro entre vainas y tirantes, lo que en Cannondale denominan Zero Pivot Seat Stays, que actúa como un monopivote convencional. La tracción por tanto en subidas complicadas es perfecta y bajando a grandes velocidades la sensación de ir pegado al suelo es realmente buena y facilitadora en la conducción.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.