Como sabréis, Scott es una de las marcas impulsoras del 27,5 y ahora también del 27,5+. De hecho, las principales novedades del catálogo de Scott de este 2016 son prácticamente la inclusión de la nueva medida en modelos tan carismáticos como la Scale y la numerosa familia Genius, que adopta el plus para la propia Genius que probamos, la Genius LT (una concepción más radical, de 160 mm de recorrido para enduro) y la Genius e-Bike, la versión eléctrica.

Sobre el cuadro

El cuadro ha tenido que redefinirse para poder albergar las nuevas medidas que exige el Plus. Para ello han empleado el mismo triángulo delantero de la Genius tradicional y modificado el basculante trasero con un diseño totalmente nuevo.

La Genius 710 Plus es una bici trail, con una geometría apta para un todo uso, que huye de radicalismos y dotada de 140 mm de recorrido delantero, en combinación con unos versátiles 130 mm traseros. Y decimos versátiles porque, gracias a la tecnología Twinloc, podemos recortar el recorrido a 90 mm o incluso bloquearlo totalmente gracias al nuevo amortiguador FOX con tecnología DPS, con una cámara de aire negativa mayor y la principal característica de que se bloquea con gran firmeza sin llegar a comprometer el paso del aceite cuando abrimos las suspensiones.

Por primera vez en su historia, Scott ha situado el mando del Twinloc en la parte baja del manillar, gracias al espacio libre que deja la maneta de cambio de la transmisión de 1×11. Otra característica de la nueva Genius Plus es que incluye la posibilidad de modificar con solo un giro del pin que va anclado al amortiguador el comportamiento general de la bicicleta incrementando en 0,5° el ángulo de la dirección y modificar la altura de la caja de pedalier en 7 mm.

Sensaciones

En las subidas, la Scott Genius se defiende más que bien. La posibilidad que nos ofrece de bloquear ambas suspensiones nos permite abusar del bloqueo, puesto que, circulando entre 0,9 y tan solo un bar de presión en nuestras ruedas, son los propios neumáticos los que van eliminando las pequeñas interferencias del terreno.

En cuanto la subida se torna empinada y rota, abrimos la suspensión para ver cómo es una trepadora nata. No hay subida que con buenas piernas y algo de técnica se nos resista. Eso sí, siempre que las líneas de subidas sean bastante rectas, igual que en la 29, por ejemplo, ya que en los giros más cerrados o trayectorias más angulosas, es más perezosa en el giro.

En el llano realmente se aprecia que no lastra tanto como en un principio podríamos presuponer, es más, nos movimos en velocidades medias para nada despreciables. En las bajadas es donde encontramos el hábitat de esta bici. Es ideal para gestionar los surcos, agujeros o escalones. Simplemente con el peso atrás y gestionando el freno trasero nos permite bajar por sitios donde con una medida convencional nos daría algo de pereza.

Eso sí, bajando rápido no posee la reactividad o la aceleración de una bici de 27,5 o 29”, por lo que adivinamos que estas bicis se impondrán más como una medida más popular y no tan competitiva, ya que dropear o saltar con ayuda de la suspensión aquí resulta más complicado. La bici tiene tendencia a dibujar con una tracción y estabilidad el terreno. Es un animal terrestre, un juguete con el que pasarlo bien con la grupeta gestionando con tranquilidad los tramos técnicos.

Échale un vistazo a la ficha técnica de la Scott Genius 710 Plus en la siguiente página.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.