Todo un éxito de ventas; así lo pensé pocos minutos después de sacarla de la caja. Estábamos delante de la bici que delimita el sendero de la buena compra y de la mala compra. Me explico. Mi humilde experiencia me ha enseñado con el paso del tiempo (y algún que otro traspié) que comprar una doble suspensión de primer precio es un mal negocio. Con primer precio me refiero a esas bicis que merodean los mil euros y cuyo único argumento de venda son… los mil euros. No poseen ni sistemas de suspensión eficientes ni componentes precisamente ligeros, lo que se traduce en bicis muy pesadas con contaminación de pedaleo abusiva. Un consejo de amigo: mejor una rígida bien montada que una doble de mil euros.

Todo un ejemplo

Por ello considero que la nueva Giant Stance, y concretamente el modelo que hoy probamos, representa la línea límite de lo que una doble suspensión de primer precio debe tener. Para empezar, un cuadro de aluminio Aluxx con garantía vitalicia realizado por Giant (el mayor fabricante de bicis del mundo, con más de 30 años evolucionado su aluminio) y gestionado por un sistema de suspensión Flexpoint. Además, su cuadro posee pipa de dirección cónica (precisamente fue Giant el primer fabricante en estrenarse con esta tecnología años atrás e implementado ahora por todos) que hace que la talla de rodamientos superiores e inferiores de la pipa sean optimizados al máximo (1 1/4”-1 1/2”) para aumentar la rigidez de zona frontal. En cuanto al basculante, también está fabricado en Aluxx y emplea elementos de flexión de la vaina trasera y tirante. La suspensión FlexPoint elimina pivotes y complejas uniones para proporcionar un sistema de suspensión eficaz. Muy similar al sistema Maestro, salvando las distancias, pero con menor mantenimiento y, por su menor número de rodamientos, más ligero y a priori más duradero.

En marcha

Posee un tubo horizontal con un marcado sloping compacto que incrementa la sensación de control. Posee una posición del sillín algo retrasada, pero la posición es bastante erguida para nuestra espalda. Ya en las primeras subidas podemos gestionar con la melosidad del cambio Shimano XT (tipo Shadow) sus 30 velocidades. Ideal para mantener siempre la cadencia adecuada y no sobrecargarnos. En las subidas más plácidas y poco bacheadas podemos bloquear la horquilla gracias a su mando remoto desde el manillar. Un simple mecanismo por cable más fiable que algunos bloqueos hidráulicos. La suspensión delantera es cumplidora, decente, nada reprochable, pero lo que realmente nos ha gustado teniendo en cuenta la gama de la bici es su amortiguador trasero, el RockShox Monarch R.

Nosotros lo prejuzgamos y ya de salida le pusimos más aire del que aconsejaba el fabricante para nuestro peso y vimos que no aprovechábamos todo el recorrido. Así que quitamos aire y acabamos de ajustar el rebote para ver que el reglaje del amortiguador es muy activo en la primera parte, lo cual que sirve muy bien para leer el terreno linealmente, pero se torna regresiva en la parte final y así garantiza una solvente plataforma de pedaleo. Vamos, que tubelizando ambas ruedas y quitándole algo de peso en un futuro en componentes (especialmente el conjunto manillar, tija y potencia de la propia casa taiwanesa), tenemos una doble más que digna. Y es que la base es muy buena. En cuanto a los demás componentes, cabe destacar la efectividad de los frenos Shimano, que junto con unos discos de 180 mm delanteros, nos permite domar la bici sin problema alguno. Las cubiertas no son santo de mi devoción, pero a  gusto, colores…

Perfil y expectativas

La Stance casará con aquellos usuarios que priorizan la comodidad y la seguridad de las bicis de doble suspensión por encima de las exigentes bicis rígidas. La Stance, con 120 mm de recorrido, es una auténtica todo uso (trail) para afrontar las típicas salidas con la grupeta en fin de semana, cuando se transita por todo tipo de caminos, sendas o trialeras. Ideal para los que sufren de la espalda. También para los que necesitan de una bici que les ayude a superar con suficiencia los terrenos más rotos o bajadas más técnicas. El complemento perfecto para los usuarios que no van sobrados de técnica pero que sin embargo disfrutan como enanos de la reactividad de las ruedas de 27,5 adentrándose en cualquier tipo de sendero.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.