KTM para este 2016 apuesta fuerte por sus bicis de rally/maratón. Ha renovado por completo los dos modelos más icónicos y eficientes de su catálogo: la nueva Prestige (su doble suspensión de 100 mm de recorrido) y la que ahora nos ocupa, la flamante Myroon. Pero eso no es todo. Además de la renovada Myroon, sigue comercializándose el cuadro de 2015 tanto en 29” como en 27,5”, con montajes muy ajustados de precio pero igualmente competitivos.

La diferencia

Se diferencian en su nomenclatura por el Boost, el nuevo estándar de bujes más anchos que el nuevo cuadro Myroon incorpora junto con otra serie de actualizaciones del cuadro. Elegir entre una u otra dependerá del valor que le demos a las innovaciones técnicas del cuadro o a los componentes de la bici. Además de ello, deberemos tener en cuenta que la nueva Myroon Boost por el momento solo se comercializa en 29”, por tanto, si nos gusta más el dinamismo de las ruedas de 27,5, deberemos optar el modelo Myroon convencional. También deberemos tener muy en cuenta el tallaje. Primero avisar que el nuevo cuadro Myroon Boost sí ofrece talla S, mientras que la talla más pequeña de la Myroon es una 17 (muy compacta, eso sí). Otro aspecto a tener en cuenta respecto al tallaje, sobre todo los usuarios que andan entre tallas M y L, es que ambos cuadros poseen geometrías muy diferenciadas. La Myroon Boost es un poco más agresiva posturalmente hablando, ya que posee un tubo horizontal más largo y una pipa de dirección más compacta (hasta 15 mm de diferencia en talla M), que nos invita a ir algo más estirados y agachando un poco más el cuello hacia el manillar respecto a la Myroon, que era una bici más bien cómoda para ser una XC rígida, algo cuadrada debido a su tubo superior corto y pipa prominente, que nos permitía adoptar una posición más erguida de la espalda.

Más exigente y reactiva

Esta nueva evolución de la Myroon Boost parece haber adquirido con los años un carácter más fuerte y se ha desmarcado un tanto de esa bici rápida, ligera y absorbente que era la Myroon del año pasado (la probamos en Solo Bici y tenemos las sensaciones aún muy presentes). Ahora es una bici de carácter deportivo más marcado. Para empezar, es palpablemente más rígida debido a la implantación de la tecnología Boost, el eje pasante trasero de 12 mm y el nuevo pedalier. Si a ello le sumamos unas vainas traseras 10 mm más compactas que la anterior versión, tenemos entonces una bici más reactiva y rígida. Precisamente para paliar ese nerviosismo típico de las XC a altas velocidades han adoptado un tubo horizontal notablemente más largo que ayuda, junto con un pedalier bajo, a gozar de una buena estabilidad en los tramos más rápidos.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.