Specialized es una de las marcas que más fuerte apuesta por la medida 27,5+, y es que la firma californiana ha dotado a sus bicis más polivalentes y divertidas del nuevo tamaño de ruedas. En total cinco modelos las usan: Fuse, Ruze, Turbo Levo, Stumpjumper 6Fattie y Rhyme 6Fattie (la versión femenina del a6Fattie). Para la versión 6Fattie de la Stumpjumper podemos contar con tres modelos, tres de ellos con cuadro de carbono y un cuarto full aluminio, todos ellos con un recorrido de 150 mm para ambas suspensiones. La más económica parte de los 3.500 euros hasta la más codiciada versión S-Works de 9.000 euros.

Conclusiones en marcha

A simple vista e incluso cuando echamos la mirada abajo, su cuadro nos recuerda mucho a la Epic, con unas ventanas, aristas y angulaciones de los tubos muy similares. La bici es realmente bella, con un acabado en pintura que llama la atención de transeúntes y ciclistas por igual.

Al empezar a rodar con ella vamos seleccionando las distintas opciones de compresión de la horquilla y el amortiguador manualmente. Cuenta con una ventaja importante, ya que el acceso al dial del amortiguador trasero, al estar situado justo debajo del tubo horizontal de la bici, hace que adoptemos una posición bastante ortodoxa. En marcha es cómoda: tubo horizontal compacto, ángulo de sillín adelantado para pedalear fluido, potencia corta de 60 mm para tener un control accesible y muy rápido de la rueda delantera.

Si a eso le sumamos el cojín de la doble suspensión y el plus del neumático, tenemos un sofá. A partir de ahora, cuando los médicos diagnostiquen problemas con las lumbares o problemas de espalda, van a recetar una doble plus. Nos gusta de la Stumpjumper lo cuidado y previamente pensado que está todo. El SWAT Door es una muestra de ello, un pequeño almacén para poder transportar lo que queramos justo debajo del portabidón. Nos han gustado también las distintas posiciones intermedias que adopta la tija Command, pequeños engranajes internos que fija la tija a la altura deseada, ya que no siempre tiramos la tija abajo, en ocasiones la bajamos apenas unos milímetros para andar más cómodos o con el punto de gravedad más bajo en las zonas técnicas, incluso en subida y llanos.

0016 IMG 4584

SWAT Door

Sus neumáticos, la clave

Un gran argumento en pro de los neumáticos Specialized es que no han pinchado en ninguna salida. Penalizan algo con exceso de barro, no por el dibujo, sino por la propia medida y presión del neumático. Sufrimos un tanto en terreno recién llovido y arcilloso, donde las roderas dan fe de lo que se enganchaba el neumático. En este caso, la flotabilidad en terreno inestable, como la gravilla o el exceso de barro, no son su punto fuerte. Lo son las raíces, los escalones o el terreno compacto. Desde arriba podemos apreciar perfectamente cómo los tacos de transición del neumático son mucho mayores, lo que nos permite inclinar la bici con mucha más confianza. Uno de los secretos de estos neumáticos es dar con la presión adecuada para tener el feedback adecuado, pues, a diferencia de lo que ocurre con las fat bikes, aquí sí tenemos mucha más sensibilidad de la bici, el terreno y mayor control del retorno de las suspensiones.


En la siguiente página tenéis la ficha técnica completa de la Specialized Stumpjumper FSR 6 Fattie
.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.