Existe otro ciclismo. Una manera de ir en bici en el que no se piensa solamente en pedalear y en subir lo más rápido posible. Una manera diferente de disfrutar del fin de semana, surcando senderos con un extra de confort y seguridad. La bici más polivalente de Trek, la Fuel EX 9.8 27.5 Plus, te lo pone fácil, sea cual sea tu nivel, para que te atrevas con todo divirtiéndote como pocas veces.

 

Texto: Ibon Zugasti

Fotos: Jesús Andrés Fernández

Sin ninguna duda, la Fuel EX es la bici más polivalente de todas las que fabrica Trek. Está concebida para que te diviertas tanto en subida como en bajada y puedas atreverte con todo. Adopta la tecnología más avanzada de la laureada Top Fuel, con más recorrido y una robustez extra que, aunque subiendo penalice más, bajando facilita muchísimo las cosas. Este año, la extensa familia Fuel EX tiene una importante novedad y es que, entre todas sus opciones de montaje con rueda de 29”, hay tres modelos con rueda 27,5” Plus. Una nueva apuesta del gigante americano que cambia el comportamiento de la bicicleta por completo proporciona más diversión, confort y confianza.

Una misma base

Disponible en cinco tallas diferentes, las Fuel EX 29 y las Fuel EX 27.5 Plus utilizan el mismo conjunto de cuadro y basculante, aprovechando que los ejes Boost permiten un paso de ruedas más amplio y que el diámetro de una rueda 29” con neumático convencional y una rueda 27,5” con un neumático más ancho son casi idénticos. Eso sí, la horquilla de la Plus tiene 140 mm de recorrido por los 130 mm de la 29, variando la geometría en -0,5° en el tubo de dirección y el tubo vertical, y 12 mm en la altura del pedalier. Los modelos Plus son los que gozan de una conducción más tranquila y de más aplomo.

Tres opciones en 27,5 Plus

Si bien la gama Fuel EX 29 es muy amplia, la serie Plus está disponible en tres opciones. Con idéntica geometría y compartiendo tecnologías, la Fuel EX 9.8 27,5 Plus (4.999 euros) goza de un cuadro y tirantes de carbono OCLV Mountain con vainas de aluminio, mientras que la EX 8 27,5 Plus (2.999 euros) y la EX 5 27,5 Plus (1.999 euros) utilizan cuadro y basculante de aluminio Alpha Platinum. La unidad que ha llegado a la redacción es la tope de gama y solamente tiene por encima la elitista EX 9.9 29.

Cuadro de última generación
Desde siempre, uno de los puntos fuertes de Trek ha sido la tecnología y la calidad que atesoran sus cuadros. El conjunto de cuadro y basculante de la Fuel EX 9.8 lo corroboran. El triángulo principal y los tirantes están fabricados mediante el proceso OCLV, patentado por Trek, y cuentan con el aval de llevar veinticinco años haciendo los mejores cuadros de carbono del mundo. Como resultado, Trek asegura que se consigue el carbono más resistente y ligero que existe. La gestión del cableado interior por el robusto tubo diagonal resulta eficaz, pues permite guiar todos los cables de manera invisible. La dirección dispone del sistema Knock Block, que asegura que en caso de caída las barras de la horquilla no lleguen a chocar con el cuadro. La robusta y ligera bieleta de una sola pieza Evo Link es la encargada de unir el triángulo principal con el basculante. Un basculante mitad de aluminio, mitad de carbono, que en la unión con la bieleta utiliza una pieza llamada Mino Link, que girándola te da
la posibilidad de convertir la bici en más o menos tranquila. La pintura y los acabados son premium y, para no dañar el cuadro en las salidas más radicales, lleva protecciones de goma que no desentonan y cumplen perfectamente con su cometido. En cuanto a la geometría, siguiendo la línea de las bicicletas Trek, la EX Plus destaca más por ser noble y tranquila que ágil y nerviosa. El tubo horizontal es generoso y aporta estabilidad y control. El tubo vertical es muy bajo y crea un triángulo principal muy compacto, rígido y manejable. El ángulo de dirección de 67,2°, con el Mino Link en posición High, provoca que la bici sea dócil y bajadora. En cambio, las subidas verticales no son su punto fuerte. El pedalier se sitúa a 325 mm de altura, que da seguridad en los descensos con el punto de gravedad bajo. Si eres de los que te gusta llevar el amortiguador blando y pedalear en las bajadas, con unas bielas de 175 mm tocarás muchas veces el suelo.
Una de las ventajas del eje Boost es que, además de ganar más espacio para el paso de los neumáticos y aportar una rigidez lateral extra, se consiguen unas vainas muy cortas. Así, la tracción en subidas extremas es sobresaliente y la distancia entre ejes no se dispara en exceso, lo que favorece la conducción a la hora de encarar senderos revirados. La pipa de dirección es reducida, con 100 mm, lo que permite la opción de adoptar una posición de conducción más baja.
Sistema de suspensiones

Pero en una bici doble, además de la geometría, si hay algo fundamental es el funcionamiento óptimo y la efectividad del sistema de amortiguación. La parte delantera viene provista de una horquilla FOX 34 Float Performance de 140 mm de recorrido y tres posiciones controlables con el dial de la barra derecha (se echa en falta un control remoto). Las prestaciones nos han convencido, por la alta sensibilidad y absorción en modo abierto, la práctica posición intermedia (ahora llamada grip) ideal para zonas rotas en las que toca pedalear y el formidable bloqueo cuando queremos subir por pistas compactas. El funcionamiento y rigidez tanto frontal como lateral (como no podía ser de otra manera, lleva eje pasante Boost de 110 mm) es inmejorable y poco tiene que envidiar al tope de gama de la serie Factory con recubrimiento Kashima. Como amortiguador, se ha elegido el Float Evol Performance también de FOX pero ajustada con el sistema Re:activ de tres posiciones ajustados por el laboratorio de suspensiones de Trek. Colocado verticalmente y de manera flotante con el sistema Full Floater, sorprende gratamente su alta sensibilidad y capacidad de absorción. La sensación de ir pegado al suelo es total y, gracias al sistema ABP (Active Braking Pivot) patentado por Trek, el funcionamiento del amortiguador no se ve afectado cuando accionas el freno bruscamente. Lo único malo que, como sucede en la horquilla, echamos de menos un control remoto en el manillar.

Componentes
Del resto de los componentes destacan, cómo no, las robustas ruedas con llantas Sunringlé Duroc de 40 mm de ancho y bujes DT Swiss 350 Boost, que albergan las rodadoras Bontrager Chupacabra 2.80” preparadas para tubeless. Sin duda son el elemento que dota de más personalidad a la bici y la convierte en Plus. El neumático con más balón permite bajar la presión muchísimo sin peligro de pinchar o destalonar, y aporta agarre, tracción, absorción y una confianza descomunal cuando alcanzas altas velocidades o te metes en terrenos extremadamente complicados. La transmisión 2x11v y los frenos son cosa de un Shimano XT que, como siempre, está a la altura de las circunstancias. Eso sí, por el tipo de uso que imaginamos para esta bici, preferimos un monoplato más ligero y simple de utilizar. El manillar de carbono, la potencia corta y el sillín, como no podía ser de otra manera, son de Bontrager y la tija telescópica es la estilizada Reverb de RockShox.

Llantas de 27,7″ y neumáticos de 3,80″

Primero irrumpieron las fat bike con sus neumáticos exagerados y una imagen que no pasaba desapercibida. Pero más allá de la diversión, son unas bicicletas que fuera de las zonas de arena o nieve, el rendimiento merma demasiado debido al rozamiento excesivo de unos neumáticos de más de 3,80” de ancho. Sin embargo, las 27,5” Plus son el punto intermedio entre una bicicleta con ruedas convencionales de 29” y una fat bike de 26”. Trek lo ha tenido claro y, manteniendo la base de la Fuel EX convencional, gracias a sus punteras Boost más amplias, ha apostado fuerte por esta medida montando un neumático de más anchura y balón.

Además, la geometría apenas sufre cambios porque con una llanta de 27,5” y un neumático de 2,80” se consigue un diámetro casi idéntico al de una rueda 29” con neumático 2,20”. El resultado es que se consiguen una tracción, una absorción y una estabilidad descomunales. Los ciclistas más experimentados dirán que lastra, pero los más novatos o menos técnicos, afrontarán con más seguridad unas zonas que con ruedas más estrechas se les hubieran complicado. Con el tiempo sabremos si estamos ante una moda pasajera o será una medida que se implante como aquellas ruedas de diámetro tan exagerado que ahora vemos tan normales.
FICHA TÉCNAICA
Trek Fuel EX 9.8 27,5 Plus
4.999 euros
12,900 kg (sin pedales)
140 mm/130 mm

CUADRO
Material: Cuadro y tirantes de carbono OCLV Mountain, vainas de aluminio
Tallas: 15,5, 17,5, 18,5, 19,5 y 21,5
Garantía: Cuadro de por vida, basculante 5 años
SUSPENSIONES
Horquilla: FOX 34 Float Performance, 140 mm de recorrido
Amortiguador: FOX Float Peformance EVOL Re:activ, 130 mm recorrido
TRANSMISIÓN
Pedalier: PF92/Shimano XT/36/26/Bielas 175 mm
Casete: Sram Shimano XT 11v/11-40
Cadena: Shimano XT 11v
Mandos de cambio: Shimano XT 11v
Cambio: Shimano XT 11v
RUEDAS
Llantas: Sunringlé Duroc 40 SL 27.5, aluminio, 28 radios
Bujes: DT Swiss 350 aluminio, delantero Boost 110×15 mm y trasero Boost 148×12 mm
COMPONENTES
Neumáticos: Bontrager Chupacabra Tubeless Ready 2.80”, delante y detrás
Frenos: Shimano XT
Discos: Shimano XT Center Lock Ice-Tech/180 mm delantero y 160 mm trasero
Manillar: Bontrager Line Pro, carbono OCLV/750 mm
Potencia: Bontrager Line Pro, aluminio/-0º/60 mm
Dirección: FSA tapered Knock Block
Tija de sillín: RockShox Reverb Stealth/31.6 mm
Sillín: Bontrager Evoke 3, raíles de titanio

MÁS INFO

A FAVOR

Comportamiento en general
Calidad del cuadro
Capacidad de absorción y confort
EN CONTRA
Transmisión 2x11v
Suspensiones sin control remoto

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.