Volvemos a hablar de Merlin Metalworks, porque de allí es de donde surgió en 1996 Rob Vandermark para fundar Seven Cycles. Licenciado en escultura por el Colegio de Arte de Massachussets, Rob puso su genio artístico al servicio del diseño y la creación de bicicletas uniendo sus dos grandes pasiones en la vida.

Así, Seven nace en 1997 en Topsfield, Massachussets (actualmente se encuentra en Watertown, en el mismo estado), y, según su fundador, tiene como misión “mejorar la experiencia con la bicicleta a través de la recopilación e interpretación de los mejores datos de bikefit, confort y efectividad del futuro cuadro”. Nacida de un pequeño grupo de entusiastas en la creación de cuadros a medida, Seven se ha hecho notoria por sus fabricaciones en titanio, gracias en parte a la experiencia e innovación de Rob con este material.

Seven se ha ganado una reputación de empresa de calidad y con un buen servicio, y se ha convertido en la actualidad en una compañía con 24 personas y más de 5.000 metros cuadrados de instalaciones dedicadas a fabricar tanto cuadros de bicicletas en titanio como en carbono, carbono trenzado y acero, en todas sus modalidades, tanto montaña como carretera. Su tratamiento del titanio es considerado uno de los más avanzados en este sector y sus cuadros son reverenciados como verdaderas obras de arte.

Y aunque Seven ofrece muchas bicicletas en stock en medidas estándar, el 95 % de las bicis que fabrican están construidas a medida para el cliente, y es que esa es precisamente su especialidad y lo que les hace disfrutar más de su trabajo.

Para Seven, la customización de una bicicleta a su usuario es primordial, y el llamado bikefit es para ellos tan sólo una pequeña parte de la experiencia. También dirigen muchos de sus esfuerzos a optimizar las tuberías, el manejo de la bici, la estética y los componentes elegidos para cada comprador, al ofrecer una adaptación máxima del producto a cada persona. Las tuberías de cada cuadro están elegidas atendiendo a las preferencias del cliente, y se añaden las opciones de color, pegatinas, cableado y otras que se elijan, sin cargos extras, a través de su programa “Seven’s Custom Kit”, que mediante preguntas, datos, encuestas y información personalizada, permite deducir lo que cada biker necesita de su nueva bicicleta Seven que acaba de encargar.

Cada bicicleta es única, pero cada persona también…

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.